#Columna: “Mover cielo, mar y tierra… por unos cuantos”

#Columna: “Mover cielo, mar y tierra… por unos cuantos”

“Mover cielo, mar y tierra… por unos cuantos”

El reporte de Medicina Legal del mes de agosto de 2017, indicó que siete niños son secuestrados cada día, sin embargo el país solo se movilizó por uno: Cristo José. Lo que me da cólera, rabia y frustración, es la facilidad con la que cierta parte de la población y el Estado colombiano, lloran por uno e ignoran al otro -u otros-, como si una vida fuera más valiosa que otra… como si ser hijo de una “élite” otorgara ventajas por encima del resto. Aunque es deseable pensar que el cargo de los padres de un menor, no influye en la rapidez de su rescate. Se debe ser un poco idealistas, a pesar de que la sociedad no lo permita.

Por primera vez un niño es secuestrado y rescatado en tan poco tiempo. El Ejército voló. Nunca había visto un Gobierno tan “preocupado” por un infante, Duque incluso lo alzó en brazos. Mientras tanto, ha pasado más de un mes (20 de septiembre 2018) desde que Alberto Ramón Carmona Tapia, de 6 años, no vuelve a casa. Está sufriendo el mismo mal que vivió Cristo José, y hasta ahora no se han convocado a 5000 militares a buscarlo selva dentro.

Reacciones selectivas

Los medios de comunicación cubrieron cada estornudo. Las voces de la política nacional demostraron compasión frente al crimen, todo ello provocando que el país se manifestara y le exigiera a la justicia que hiciera su trabajo. Tanto fue el revuelo, que con una efectividad nunca antes vista, el niño fue devuelto a los brazos de su madre sano y salvo. ¿Qué hay de los demás? ¿Por qué no dicen nada de los otros? ¿Y si movilizan al país por cada pequeño de ahora en adelante? Que lo intenten.

Cristo José no merecía ningún mal, como tampoco Alberto u otro menor secuestrado. Es muy fácil darle la orden a las fuerzas armadas para que luchen y busquen. Con esto, es evidente que sí es viable un rescate y que el Estado puede priorizar a su gente, sin embargo, si muchas veces no se logra nada, es porque no se hacen todas las gestiones para que pase.

#BuscarATodos

Como dijo Luis Noé Ochoa, “Siga querida Fuerza Pública en la zona y no descanse hasta hallarlos” a todos y cada uno. Bien pueda Presidente, ayude a encontrar a cada niño, invítelo a almorzar y regálele un obsequio. Cada persona es indispensable y digna de vida, todos merecen ser hallados en menos de siete días, con tan solo picaduras y no heridas. Iván Duque, con Cristo José nos dio la prueba que necesitábamos para creer que los secuestros son solo de pasada y no finales. Movió cielo, mar y tierra por él… ahora, que continúe con Alberto y con los demás.

 

 

“Mover cielo, mar y tierra… por unos cuantos”

Comentarios

comentarios

Leave a Reply