#Columna: No se ha hecho mal

#Columna: No se ha hecho mal

No se ha hecho mal

Debo decir que durante las casi 8 semanas de aislamiento obligatorio, aislamiento inteligente, y cuantos nombres más le hayan puesto, las decisiones que han tomado el Presidente Duque, la gobernadora Clara Luz Roldan y el alcalde Jorge Iván Ospina, han sido acertadas en el manejo de esta terrible pandemia, sin precedente alguno en la historia reciente de la humanidad.

Es preciso señalar que lo que a la humanidad le acontece desde diciembre del año pasado, no tiene precedente alguno en la historia reciente, ni desde el campo de la salud y la ciencia, ni desde el aspecto social, político y económico. Por lo tanto, basta de charlatanería, ya sea de sofisticados y educados eruditos de la salud y de la economía, así como de los más vulgares e ignorantes “académicos” de las redes sociales y de los medios de comunicación. Nadie, absolutamente nadie en el planeta tierra, tiene la respuesta, la salida o el plan para atender y mitigar el Covid – 19 y mucho  menos tienen la remota idea de cómo “reactivar” la economía y no dejar morir de hambre a millones de habitantes. No existe, lamentablemente se aprenderá y se resolverá a prueba y error.

Pero en medio de la más grande incertidumbre, aun contando con los más sofisticados y avanzados sistemas de vigilancia y seguimiento, de estadísticas, proyecciones y predicciones, destaco que los gobernantes, especialmente los colombianos han actuado bien.

Las medidas que se han tomado desde el alto gobierno, como el asilamiento obligatorio, los decretos expedidos para atender y mitigar no solo el impacto en la salud de los colombianos, sino para salvaguardar la economía y el empleo han sido acertados. Con todo y  que existen reparos conceptuales, legales o económicos, dichas medidas han logrado mantener el nivel de contagios muy por debajo de muchos países de la región y del mundo, y han logrado mantener a flote, el empleo y la economía de su colapso inminente.

De igual manera, la sincronía entre la gobernadora Clara Luz Roldan y el alcalde Jorge Ivan Ospina, así como otros alcaldes como Oscar Escobar de Palmira y Andrés Felipe Ramírez de Jamundí, de quienes conozco su actuar por encontrarme en su área de influencia, y con ellos los alcaldes del centro y los del norte del Valle, han actuado muy acertadamente, protegiendo con rigurosidad a sus habitantes y haciendo cumplir las normas de asilamiento, exponiéndose a enfermar en esos recorridos de los barrios y comunas.

Es tan fácil fustigar a los gobernantes, más en estas situaciones, cuando todos nos creemos el oráculo, y me asusta pensar que nos dejemos llevar por el populismo y el caudillismo que suele aparecer en las actuales circunstancias. Ni la ejemplar Suecia tiene la formula, no implementaron aislamiento,  inmunidad de rebaño dijeron los seudocientíficos, y ahora la economía cayó en igual proporción que su vecina Dinamarca, que implementó aislamiento obligatorio, con el agravante que ahora Suecia tiene una de las tasas de contagio más altas de Europa. No hay fórmula mágica.

Sé que es difícil estar en esa situación, alguna vez cuando fui funcionario público me di cuenta de lo poco gratificante y muy desgastante que puede ser servir a tú ciudad o a tú departamento. Y de aquí en adelante para ellos y para nosotros será prueba y error, hasta que finalmente gritemos Eureka, y descubramos la fórmula para resolver positivamente la situación de millones de colombianos. Lo cierto es que, esta pandemia es una gigantesca invitación a todos, al cambio, a volver a nacer y replantear los esquemas actuales de la sociedad, de los valores y principios, y crear un mundo mejor.

Imagen destacada por Gabe Pierce

Comentarios

comentarios

Leave a Reply