¡PLOP!

¡PLOP!

Imagen por: Kari's Blog 2009

No es el explotar de un grano maíz para convertirse en críspeta, ni el ruido de los golpes de una pelea entre súper héroes. Plop es el sonido onomatopéyico que nos regaló un comic chileno para cambiar la vida tal y como la conocíamos. A mí por ejemplo me la transformó como a muchos cuando éramos niños y acompañábamos a nuestros padres al supermercado, allí en esa fila eterna entre las cajas registradoras y los anaqueles de revistas, en ese lugar conocí a Condorito.

Para quien usa esa palabra del título sin saber de dónde salió, le cuento que Condorito era un comic popular  que se encontraba al lado de Matatiempo,  100 crucigramas y almanaque brístol, nunca se veía  junto con wolwerine o superman; El protagonista le daba  el nombre a la historieta humorística, el cual  era un loro humanizado sin ningún poder más que el de aterrarse  pues alrededor suyo familiares y amigos –inclusive el mismo- actuaban de manera tan instintiva y primaria que sus acciones lo hacían literalmente irse de espalda acompañado siempre de un PLOP.

Por ello   a partir de ese momento cada vez que una situación nos impacta tanto que no puedes expresar ningún sentimiento que produzca rabia, risa o tristeza, sino que se siente que te vas  para atrás  al tiempo que tu cabeza escucha un plop, pues condorito nos regaló una manera de expresarnos, que inclusive no hay  mejor forma para  contarlo que decir “Y cuando escuche eso: quede PLOP”.

En homenaje a condorito y a mis amigos, estas  son algunas situaciones en los que yo me he sentido PLOP, -Por favor colocar dicha palabra al final de cada situación:

-Pili, ¿Quién es Corredor, de la universidad?

-Mmm no sé, no lo conozco  ¿Por qué?

-Porque en este email dice “hacer caso omiso a los comentarios de corredor”

-¿Y ese reloj?

– Me lo regaló mi tía, debe ser fino porque el manual esta en 18 idiomas

-(a pesar del plop seguí preguntando) ¿Y qué marca es?

-Espera que aquí dice…  Es un  SS .. un SUU… un SUAA  un  SUACHT  ¿lo conoces?

– A mí me gustan sobretodo las películas que se basan en hechos reales

-A mí también,  como el Curioso caso de Benjamín Botton

– (en cine en el final del rey león)

-¿Si te fijaste que el color de los ojos del hijo de simba son los mismos que los de Mufasa?.

-¿Cuál es la clave de tu compu?

– No, Dale ENTER

– ( se escucha sonido del teclado)  Dice que contraseña inválida

(ingresando a las graderías del estadio)

– Aquí huele a críspetas con mantequilla o sudor de cabello.

-¡Mira a ese francés!

– No, a mi no me gustan los  franceses, porque no se bañan, no vez que allá el agua la tienen extinguida.

Comentarios

comentarios