Incongruencias

Incongruencias

¿En  qué momento la raza humana opto por la involución?,  ¿Cuál fue ese suceso en nuestra historia que  frenó el intentar ser mejores personas y no apostarle al odio y la violencia?  Aunque suene a cliché, creo firmemente que si intentamos  ser mejores personas, podemos aportar nuestro  “granito de arena” a la humanidad.

Uno de mis rituales diarios, así tenga mucho sueño, es prender el televisor cuando me acuesto,  para “canaliar” durante un par de minutos. La mayoría de las veces suelo ver por encima cualquier cosa que estén dando, y termino apagando el televisor para finalmente dormirme.  Esto no resulta del todo provechoso, pues en ocasiones doy con películas que considero buenas y me trasnocho.

Hace unos días, di  con uno de esos programas de peleas o ultímate fighting y pues me llamó la atención el ver como las personas están sedientas de violencia y pagan para ver por cable, internet o en vivo dicho “espectáculo”.  No entiendo cual es la satisfacción de ver a dos personas pegándose y con  ganas de destrozar a su rival.  El episodio estaba doblado al español; los entrenadores de cada uno de los contrincantes les gritaban consejos y apreciaciones técnicas, las cuales simplemente estaban cargadas de odio.  Algunas eran “Castígalo” (Esta fue la que me llamo más la atención, pues no pude evitar imaginarme a uno de los contrincantes con una pantufla o correa en la mano), “golpéale la cara, dale rodillazos” y cosas por el estilo.

A un amigo mío que le gustan esas peleas y paga para verlas por internet.  Él me dice que esas personas entrenan para eso, que ese su trabajo, pero a mí me sigue resultando muy extraño que uno entrene para romper o que le rompan la jeta sin ningún tipo de consideración.   Finalmente me terminé de ver la pelea, usted sabe, algunas veces ese amarillista que llevamos por dentro sale a flote.  Aunque usted no lo crea, al final de la misma, Los luchadores se dieron  la mano como si fueran los mejores amigos o hubieran disputado una partida de ajedrez.

Los humanos somos muy incongruentes, nos escandalizamos con guerras, asesinatos, masacres, armas de destrucción masiva, violaciones, injusticias, pobreza, etc.  Pero ver a dos personas cargadas de odio dándose puños y patadas en un ring ves algo que nos deleita y enardece y parece que lo tomamos como el pan del cada día.

Comentarios

comentarios