La culpa la tuvo el azul

La culpa la tuvo el azul

Si, el 21 de Diciembre el mundo se acabó, pero de arreglar con tantas noticias que los medios comenzaron a difundir de ahí hasta hoy. No es extraño decir que Colombia es un país muy entretenido para periodistas, tampoco es extraño decir que la política de este país tiene una lógica muy particular y que la cultura de sus habitantes siempre ha sido a conveniencia de los momentos. Desde que en el 2012 salió el presidente a plantear con un grupo al margen de la ley una paz llena de condiciones y de falta de confianza, la cosa pintaba en colores pálidos, es decir, todos o por lo menos la mayoría queríamos la paz, pero más bien pocos le veían un futuro. Y si, es claro que la intención está, pero es bien complicado hablar de paz haciendo la guerra, es como cuando le dice uno a la mamá que no va a salir más con esa mujer que ella piensa no le conviene, y por la espalda de ella uno sigue calentándole el odio a la susodicha, en menos cantidad porque la intención de dejarla está, pero uno sigue calentándole el oído igual.

El presidente viajó por todo lado, que Europa para una reunión con la comunidad europea, que Estados Unidos para una reunión con “my black president reloaded”  que a Venezuela para sacar a pasear a Chávez y que le diera el sol, en fin, lobby al 100% y ¡Ah como acumuló millas! ¿Resultados? Bueno, ehh, mmm, a ver, digamos que la historia de nuestro país cada vez deja de ser más historia por convertirse en el presente, mirando en perspectiva.

Yo creo que todo se enredó más en el tema paz, el día que un equipo de fútbol colombiano jugó contra uno de los rivales más grandes del mundo, eso para mí fue el resultado de lo que hoy es la “paz” un año después. ¿Cómo? Bueno, realmente la culpa no la tiene el equipo por perder de manera lógica ante uno de los rivales con más poder económico de la historia, la culpa la tiene la polémica que alzó este equipo en el momento de poner como idea, regresar todo logro del pasado que se viera manchado de sangre y dineros sucios. Irónicamente tiene la culpa ya que por ese hecho, nos dimos cuenta sin saberlo, en que clase de sociedad vivimos y que en un tema que va mucho más allá del honor deportivo, personal y de pasiones, generó rechazo inmediato en muchos, y solo planteaba lo que llaman los psicólogos: aceptar el problema para encontrar la solución.  Nada más que eso, nada más que reconocer con gallardía los errores por encima de los logros y construir sobre bases solidas, no llenas de dudas.

En otras, el expresidente que se volvió escritor ahora produce los libros de sus amigos investigados y la editorial se hace llamar la “Liga de la in-jUsticia” (in de integrados) Pelé volvió a decir que Colombia es candidato para el mundial de Brasil el otro año, (por eso ya andamos pensando en Rusia 2018) y en el mundo musical, Shakira y Gerard se separaron, resultó que el pequeño retoño salió hincha del Madrid y nuestra colomboargentinaespañola no soportó los berrinches del papá. Pasan los años y Colombia sigue siendo paradójica.

 

Comentarios

comentarios