Licor que no es gozón

Licor que no es gozón

Alcohol mal manejado, licor mal controlado, tragos mal aplicados.

No hago apología al consumo del licor. Solamente critico el mal uso que se le da y sus efectos nocivos colaterales, tanto en la casa como en la calle38.

El licor es un mal necesario. Como los bancos, los apretujes en el MIO y las llamadas ofreciendo backtones de los operadores celulares. No, mentiras, ese último no es un mal necesario. Ese sí es innecesario.

Ríos y ríos de tinta se han gastado debatiendo si sí es bueno o no el licor, si sí es necesario su consumo o su aceptación. Y todo se resume a algo muy puntual: estamos en una sociedad donde por todo se celebra con licor: bautizos, primeras comuniones, cumpleaños, grados, matrimonios, divorcios, en todas partes el licor aparece y es socialmente aceptado.

Y quiero hacer una salvedad: no estoy haciendo apología al consumo del licor. Como todo en la vida, debe ser manejado con responsabilidad por adultos, ni estoy incitando a que los jóvenes lectores apresuren su encuentro. Para todo hay momentos en la vida, y cuando llegue el momento pues lo probarán y verán de qué tanto es que hablan acerca del tema.

No. Aquí quiero hablar de su uso irresponsable y de sus efectos colaterales. De los malos, para ser más exactos, porque los buenos como tal no existen.

Se supone que quien consume licor cuando es adulto es responsable y se mide en sus acciones y procederes. También se supone que una copa al año no hace daño, que una de ron al mes que rica es, y que una póker fría al día da mucha alegría. O al menos eso dice la gente. Insisto, no estoy incitando al consumo.

A lo que voy es que cuando alguien se pasa de tragos, pues pone en evidencia sus defectos, pelando el cobre y sacando el gorila que lleva adentro, si se es borracho agresivo, o la sensibilidad, si se es borracho llorón. Aunque lo que siempre sacan los borrachos al final es el culto al dios Walter y al dios Hugo… if you know what i mean.

Y si anda dando lora en la calle, pues bueno, el show es público y los amigos y amigas se le aguantan (o no) el circo, lo recochan y lo boletean por facebook. Ese escarnio público sirve para que al otro día la boleteada sea suprema y además del guayabo la vergüenza lo arrope. El problema es cuando anda manejando carro (factor cultural irresponsable y que cobra vidas a más no poder) y dándoselas de guapetón expone su integridad y la de quien se le atraviese por delante.

El otro problema es cuando llega con una cola de borrachos a la casa a dar lora e incomodar a quienes viven con él. Porque seamos sinceros, nada más jarto que estar uno descansando en su casa y que le toque lidiar borrachos ajenos. Ah cosa maluca esa. Ahí si el traguito no goza. Porque el borracho se duerme al rato, se desconecta, y le deja el encarte a los que quedaron sobrios, y rece porque los que llegaron a su casa, que a veces son desconocidos, no se pongan a dar lora también, le hagan estragos y le depreden lo poco que tenga en la nevera.

El trago es rico, lo confieso, pero bien manejado. Porque cuando se sale de control, no goza y es más lo que incomoda que lo que alegra la faena. No lo olviden y beban bien.

Comentarios

comentarios