Animales domésticos como perros y gatos pueden sufrir ataques e incluso la muerte.

Era tiene cuatro años, es una perrita criolla y desde que es pequeña le ha tenido miedo a la pólvora. Su reacción al escuchar juegos pirotécnicos inquieta a sus tenedores.

“Se pone muy nerviosa, empieza a mirar a dónde correr y esconderse. Baja la colita, que es el primer signo cuando se asusta. Me preocupa es que salga a correr y por eso me toca amarrarla”, explica Juan Pablo Díaz, su dueño. Agrega que la situación empeora cuando se desorienta y su primer instinto es huir.

“Eso es lo que me preocupa, porque no sé a dónde puede ir. Con mi familia tratamos de acariciarla y calmarla, pero es realmente difícil con toda la cantidad de pólvora que se quema”, dice Díaz.

Natalia Parra, subdirectora de Cultura y Gestión del Conocimiento del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal (Idpyba), explica que los animales de compañía se pueden ver afectados por diversos factores en época decembrina y es deber de las y los ciudadanos cuidarlos de aquellos que atenten contra su salud y bienestar.

“Desde el Idpyba se busca incentivar el no uso de pólvora e invita a toda la ciudadanía a cuidar a los animales de compañía y la fauna silvestre. Recordemos que los sonidos fuertes provocan diversas reacciones tales como: estrés, desorientación, temblores, accidentes por huida ante el pánico y hasta infartos en los animales de compañía”, detalla Parra.

Los expertos detallan que cuando los animales sienten el estruendo de la pólvora, para ellos es como si escucharan una explosión porque no tienen idea de lo que está sucediendo, entonces lo toman como si fuera una amenaza. A continuación, conozca algunas sugerencias para disminuir la ansiedad que genera el uso de la pólvora en los animales.

Afectaciones que causa la pólvora

Diana Rico Motta, médica veterinaria zootecnista, explicó que los efectos negativos se producen principalmente por el ruido de las explosiones, pues los animales tienen un oído más sensible que los seres humanos. Según la veterinaria, al oír las explosiones, algunos perros, gatos y aves tienden a huir y a esconderse en lugares donde se sientan seguros y protegidos.

“En el caso de los perros y gatos, presentan aumento de la frecuencia respiratoria, salivación excesiva, vómito, orina, defecación, algunos tiemblan, corren, ladran e,
incluso, pueden presentar reacciones agresivas, anormales en su comporta-
miento, como destruir objetos cercanos o morder algo o a alguien”, agregó.

Ansiedad

Teniendo en cuenta el nivel de ansiedad que genera el uso de la pólvora
en los animales 
de compañía, se recomienda usar esencias florales naturales antes y durante el momento de estrés; adaptar un cuarto oscuro para que ellos puedan esconderse y sentirse seguros, como un tipo de refugio; no sacarlos durante la función de la pirotecnia y ponerles música instrumental a un volumen que contrarreste el sonido de la pólvora; cerrar puertas y ventanas para mayor seguridad, evitando así
que nuestros animales de compañía se escapen a causa de los estruendos y
sonidos fuertes que la pólvora pueda ocasionar.

Dejarlos quietos

Si al escuchar la pólvora, el perro o gato se esconde debajo de algún lugar, debemos dejarlos quietos y no tratar de sacarlos. Si su animal se pone ansioso no lo regañe o no lo encierre. Juegue con el y sus juguetes preferidos, así logrará distraerlos.

No es recomendable abrazarlos o llenarlos de caricias en esos momentos, pues estaríamos reforzando su comportamiento inadecuado, recomienda Idpyba. Entre tanto, si sale en la noche lleve a su animal de compañía con collar, traílla y placa con sus datos. “No sabemos cómo reaccionará en caso de estar cerca a la pólvora; así evitará un accidente claramente prevenible”, sugieren los expertos.

Hacer ejercicio con ellos

Se sabe que el 24 y el 31 de diciembre son los días en los que más pólvora se escucha. Por ello, en las mañanas y en las tardes de esos días se recomienda hacer más ejercicio físico para que estén cansados, y más calmados en la noche. También se recomienda evitar reaccionar con gritos ante la pólvora, porque ellos diferencian si se trata de algo positivo o negativo. Tampoco se los debe regañar cuando reaccionen ante los ruidos, y también es recomendable evitar abrazarlos o perseguirlos, porque ello aumenta su estrés y ansiedad.

Método Tellington

Consiste en colocar una tela o bufanda en el torso del animal para simular un abrazo. Esto estimulará la circulación de la sangre en el cuerpo y así se liberarán las tensiones, de acuerdo con Idpyba. Otra opción es ponerle música de relajación un alto volumen (sin percusiones) para intentar opacar el ruido de la pólvora.