Este buque de investigación oceanográfica es 100% colombiano luego de la construcción realizada por la Dirección General Marítima en los astilleros de Cotecmar, especialmente para desarrollar este tipo de expediciones.

En la tarde de este jueves, 14 de diciembre, el puerto de Buenaventura fue el lugar donde zarpó el buque ARC Simón Bolívar, el cual da inicio a la décima expedición Antártica Colombiana durante el verano Austral 2023 – 2024. En esta ocasión tiene la finalidad de ser la primera vez en la historia que se vaya al planeta blanco con un buque construido 100% en Colombia.

Durante la ceremonia llevada a cabo en la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura, el Presidente de la República, Gustavo Petro Urrego despidió a los Marinos de Colombia y a los científicos, que estarán bajo el liderazgo del Capitán de Navío, Jhair Andrés Robledo Leal, para desarrollar esta operación naval en el polo sur y contarle al mundo que Colombia es una potencia bioceánica con alta incidencia internacional.

Según la ruta de navegación conocida y que dura 74 días, el buque navegará 12.571 millas náuticas, para desarrollar 18 proyectos de investigación en la Antártica, donde además visitará los puertos de Valparaíso y Punta Arenas en Chile, el Callao en Perú y Guayaquil en Ecuador, realizando intercambios de conocimientos en el campo científico.

En la realización de estos proyectos, se establecerán estaciones de forma especial, con la finalidad de estudiar variables oceanográficas y el comportamiento del nivel del mar y recopilarán datos hidrográficos para actualizar las cartas náuticas en la Antártica, que están al servicio de la comunidad nacional e internacional.

Además, la expedición también abordará la problemática de los microplásticos en el Estrecho de Gerlache, evaluando su toxicidad y riesgos ambientales. Se realizarán estudios sobre mamíferos marinos, entre los que se destaca la ballena jorobada como el vínculo natural entre Colombia y la Antártica. Además, se explorarán los niveles de sonido ambiental en el océano, abordando la creciente preocupación por el ruido oceánico.

“A bordo de este buque van a viajar más de 20 científicos y 40 investigadores que estarán adelantando importantes proyectos de investigación científica para así entender muchos fenómenos que suceden allá, fenómenos en el fondo marino, el clima y en el agua”, explicó el Comandante Armada de Colombia, Almirante Francisco Hernando Cubides.

En palabras del presidente Gustavo Petro, la construcción de este buque y la realización de esta expedición de más de 2 meses en el llamado ‘continente blanco’ demuestran las capacidades de la fuerza militar.

“El Ejército, la Armada y la Fuerza Área no son solamente fuerzas para el combate y para la defensa, sino fuerzas para el conocimiento, fuerzas para la construcción económica de un país. Colombia podría ser un escenario en donde su propia fuerza militar es el eje central de la construcción de un proceso de industrialización”.

Un buque 100% colombiano

Aunque no es la primera vez que Colombia va en expedición científica al Antártico, sí es la primera vez que lo realizará en un buque realizado y construido en Colombia. El ARC “Simón Bolívar” es el buque más grande construido hasta ahora en Colombia por la Corporación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de la Industria Naval y Marítima Colombiana – COTECMAR. Tiene 83 metros de eslora (largo), 16 de manga (ancho), 7.2 metros de puntal y un calado de 4.2 metros.

Según expresaron desde la Armada, el nuevo buque de investigación científica marina ofrece el soporte técnico y científico a los trabajos de la Dirección General Marítima – Dimar, tanto en el mar Caribe como en el océano Pacífico y cuenta, además, con capacidades polares para efectuar viajes al continente blanco, en cumplimiento de los objetivos del Tratado Antártico Internacional al que Colombia se adhirió en 1988.

Este buque cuenta con las condiciones de seguridad para navegar en la Antártica, para resistir las inclemencias meteomarinas por medio de un radar que detecta hielos flotantes, equipos con sensores acústicos para navegar con baja visibilidad, calefacción de interiores, un casco de clase polar que soporta bloques de hielo de hasta 40 centímetros de grosor.

demás, dispone de tres laboratorios (húmedo, geología y seco) y un cuarto de almacenamiento de muestras, con la capacidad de realizar actividades de levantamiento batimétrico, multihaz y monohaz de aguas profundas, intermedias y someras con Ecosondas multihaz Kongsberg EM304 1×1 MKII y EM2040 MKII.

El País.