1, 2, 3 por mí y por todos mis amigos ¡Abajo el matoneo!

1, 2, 3 por mí y por todos mis amigos ¡Abajo el matoneo!

felipe-guevara

Él pertenece a ese grupo de gente que no hace nada sin música, y es de los que llegan tarde a las fiestas, se emparejan y se van de último. Este Comunicador Social y Periodista de la Universidad Autónoma de Occidente dice estar dándose un break de 2 años en Melbourne, Australia, y ya tiene su regreso a Colombia cuadrado para el 31 de diciembre. Quiere que lo reciban con papayera y carro de bomberos.

Maldita esta sociedad en donde no existe la libertad. Donde hay que acomodar lo que somos al resto del mundo para que el mundo no nos caiga encima y nos haga pedazos. Donde crecemos con la psiquis jodida pensando en que un paso en falso o una salida desafortunada va terminar en una tonelada de burlas sobre nosotros. Maldita sociedad esta que se empeña en decirnos lo que es correcto y lo que no. Maldita esta donde el bullying es la base de las relaciones sociales.

En esta sociedad en la que eso del “qué dirán” está elevado a la máxima potencia porque ni siquiera se trata de qué van a decir los otros, es más bien qué van a hacer de mí.

Maldita sociedad donde ser pobre, ser rico, ser negro, no ser blanco, ser feo, ser demasiado bonito, ser marica, ser artista, ser noble, ser bueno, ser sensible, ser marihuanero, ser bajito, ser muy alto, ser mueco, ser bizco, ser hijo de puta, ser malo para el fútbol, ser lengüisopa, ser virgen, ser metalero, ser grafitero, ser bailarín, ser mechudo, ser gordo, ser flaco… es malo, es raro y es hasta pecado.

En esta sociedad donde todos hemos sido matoneados, donde nos preocupamos por ser populares o por lo menos aceptados; donde en el grupito de amigos está el líder, está el sapo que le celebra la crueldad al líder y están los demás, a los que como mínimo se les tiene un apodo para recordarles las desgracias, para hacerlos inferiores.

Sociedad maldita donde hay que tener, porque tener es sinónimo de poder. Donde no tener tetas, no tener culo, no tener para la lipo, no tener carro, no tener iPhone o no tener papás con plata puede ser bastante intimidante.

Maldita sociedad donde lo que prima es ser malo y ventajoso. Donde hay que generar respeto a punta de miedo; donde los débiles son abusados y usados como entretenimiento. Donde al parecer la gente aprende a burlarse de sí misma para amortiguar las burlas de los demás.

Ojo con las víctimas, porque la ceguera de alguien que cree no merecer ser amado puede llevarlo a liberar su alma en ese vacío mortal donde finalmente lo vamos a tener que recordar. Ojo con los espectadores, porque la culpa es una sensación que se aferra al corazón y trastorna la mente. Y ojo con los victimarios, porque sus actos, sus golpes y sus palabras ofensivas siempre serán un grito agudo de auxilio.

Que todo el mundo salga de esa cárcel mental en la que nos hemos metido con el rabo entre las patas para evitar ser señalados. Que no nos importe más. Démonos cuenta que los raros somos todos.

P.D: La Organización Mundial de la Salud dice que en Latinoamérica el 22% de los jóvenes son víctimas de bullying. Por otro lado, en Colombia, la Fundación Plan en un reciente estudio aseguró que el 22.5% de los estudiantes en el país han ejercido algún tipo de violencia frente a sus compañeros, mientras que el 56.8% de los mismos se ha declarado víctima del fenómeno.

Las formas de acoso más comunes según el estudio de la Fundación Plan son: Amenazas (29%) y maltrato físico (40%)

Comentarios

comentarios