#Bioclavo: El cuento de cambiar el cuento

#Bioclavo: El cuento de cambiar el cuento

El cuento de cambiar el cuento

Tips cotidianos que aportan al cuidado del medio ambiente

El planeta nos pide ayuda y nosotros, como huéspedes, debemos cumplir con la labor de mejorar la calidad de vida, no sólo para beneficio propio, sino para el de nuestro entorno.

Ya que hay tanta saturación de información y a veces no sabemos cómo empezar, te traemos soluciones sencillas que puedes aplicar en tu día a día.

1. Transporte ecológico

Casi que a diario recurrimos a un medio de transporte para desplazarnos, te invitamos a utilizar la bici, el transporte público o si andas en carro, colabórales a tus amigos y planea una ruta… la compañía nunca viene mal. Si te decides por la bicicleta, te beneficias física y mentalmente, por ahí derecho ahorras.

2. Eliminar correos electrónicos

Enviar un email emite entre 0.3 y 50 gramos de carbono, además de la energía que gasta, ya que cada uno requiere de electricidad para almacenar y transmitir su información. ¿Te imaginas eso multiplicado por 293.000 millones? Es lo que se envía a diario, según CleanFox ¡A depurar información innecesaria!

3. Aprende a reciclar

No te dejes llevar solamente por el color de las canecas, tomate el tiempo de pensar de qué está hecho tu desecho o qué otro uso le puedes dar antes de botarlo. El proceso de reciclaje de la basura doméstica está lleno de errores, por ejemplo: existen muchos tipos de polímeros, no porque algo esté hecho de plástico quiere decir que vaya al contenedor azul, pues este está especializado para envases.

4. Consumo local

Sean alimentos, ropa o accesorios, compra local. Cuando vas a la galería o le compras a tu amigo emprendedor, apoyas el trabajo y talento, y le aportas al medio ambiente. Ya que el comercio importado equivale a: más transporte, más empaque y más gasto ecológico.

5. Lleva tu termo a todo lado

Una de las principales luchas contra el plástico, es al que se le da un solo uso y pa’ la basura. ¿Cómo evitamos esto? Carga tu termo. Imagina todas las veces que has comprado una botella de agua, ¿ese plástico dónde habrá ido a parar? y ¿cuánto te habrías ahorrado si cargaras tu termo? Llevarlo contigo te ahorra a ti y al planeta. Incluso si vas a un café, puedes pedir que lo sirvan en tu termo.

6. No mates los bichos

Si te asustan o te aterran un montón, ¡espántalos! pero no termines su ciclo de vida con la “chancleta”. Los insectos hacen un trabajo esencial en todos los ecosistemas. Unos polinizan, otros fertilizan la tierra, reciclan nutrientes, y claro, sirven de alimento a otras especies. Por ejemplo, la Araña Patona, esa que decora antes de halloween, se come todo tipo de plagas de insectos.

7. Regala plantas

¿No te pasa que en fechas especiales te bloqueas a la hora de dar un regalo? Ahora hasta para obsequiar algo debemos ser conscientes. Y es que menos mal las suculentas, los cactus y las crasas se han puesto de moda. Son pequeñas, fáciles de cuidar, ¡muy resistentes! y hacen que cualquier espacio de la casa tenga vida. Y por supuesto, renuevan las energías del hogar.

 

8. No fumes, y si lo haces… ¡ojo con las colillas!
Los filtros de los cigarrillos contienen acetato de celulosa, un tipo de plástico, que como todos… demora más de 10 años en deshacerse. La mayoría de estas colillas no son tiradas a la basura y hacen parte del 35% de la basura que se encuentra en las playas. Todo su componente, gracias al mar, se desintegra en pequeñas partículas y afectan todo este ecosistema.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply