#ClavoEnRadio 10 años del Clavo en Radio

#ClavoEnRadio 10 años del Clavo en Radio

10 años del Clavo en Radio

Un milagro de Esperanza y Cambio

La mayoría de culturas occidentales consideran que un viernes que caiga en 13 es un día de mala suerte. Pero en El Clavo no hemos sufrido de   parascevedecatriafobia (miedo clínico a los viernes 13) y además, con la bandera del periodismo, hemos desafiado a la lógica. Y así fue, justamente un viernes 13 de junio del año 2008, hicimos de la superstición nuestro mejor aliado para grabar el primer programa de “El Clavo en Radio”.

La idea surgió en medio de los coloquios del equipo editorial que definían los contenidos de la revista. Para ese momento, El Clavo se había posicionado como un medio de expresión caleño que generaba reflexión y opinión entre los jóvenes. Su trabajo ya había recibido reconocimiento como con el premio nacional de periodismo. Y fue en aquellas charlas y tertulias en las que se martillaban los temas para cada nueva edición que se llegó a una conclusión: era el momento de extender la marca y llevar la filosofía “Reflexionar/Reir” de las páginas   impresas a la radio.

Sacamos de la caja de herramientas un nuevo Clavo para seguir dando donde es, ahora desde la radio. No nos inventamos nada, pero si lo arriesgamos todo. Recién estábamos entendiendo el oficio del periodismo escrito, para ahora alzar la voz en frecuencia modulada. Buscamos un aliado estratégico y al séptimo día nos convertimos en el segmento de opinión de una radio revista cultural, llamada La Caja de Pandora, que se emitía en la emisora universitaria Javeriana Estéreo Cali 107.5 FM.

Aquel viernes 13 y contra todos los pronósticos grabamos nuestra primera emisión. Fue dos días después, el domingo 15 de junio de 2008, cuando nuestro primer programa se oyó a través de las       ondas hertzianas.

La proeza de hacer radio, siendo El Clavo por definición un medio escrito, trajo consigo el reto de reinventarnos para convertir a nuestros lectores en oyentes y cautivar con contenidos de valor bajo este formato, a un nuevo público. No ha sido fácil, pero con la misma terquedad y disciplina con la que alzamos el vuelo de la revista, nos hemos sabido mantener al aire.

No vamos a entrar en detalles, pero quisieron silenciarnos. Sin embargo, con la astucia del mismo “sexy y barrigón” (y cabezón), que ha dirigido la revista en los últimos años, César López y todos    aquellos que hemos pasado por los micrófonos de El Clavo en Radio, hemos logrado encontrar el motor para superar las adversidades y vicisitudes de un tiempo que sigue cobrando vidas de los medios independientes que piensan de manera diferente. Nos estamos extinguiendo, pero nosotros seguimos resistiendo, emitiendo.

Finalmente, recordemos que existen cuatro pilares fundamentales de la radio: informar, entretener, educar y construir opinión. Sobre esta base coincidieron en una cabina de radio tres ingenieros y una diseñadora bajo la tutela de un comunicador, para hacer la primera emisión de El Clavo en Radio. Desde entonces, no hay viernes 13 que espante las ganas de hacerle frente al lado salvaje de la vida para construir un milagro de esperanza y cambio, porque como nos dijo Jaime Garzón: “Hermanos, hay que ponerse en la onda de transformar el país, de cambiarlo”, y nosotros lo hacemos desde la onda de la radio.

 

Escrita por

Mauricio Cuevas

Ilustrado por: Tatiana Orejuela

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply