Colombia 2.0: Venganza y reconciliación

Colombia 2.0: Venganza y reconciliación

Columna Juan David Garzón

Por Juan David Garzón

Los procesos de reconciliación con los agentes ilegales armados sobre necesidades no satisfechas por el gobierno colombiano, han venido sucediendo de diferentes formas y en diferentes mandatos sin resultados claros hasta ahora. Desde que este gobierno se sentó una vez más en la mesa para hablar de paz con las FARC, se puso en la palestra pública un concepto sobre las concesiones que haremos los ciudadanos involucrados no directamente en el conflicto: Los sapos a tragar. Es particular hablar del tema porque en la mente de la mayoría, la reconciliación es un concepto condicionado al pago previo sobre un hecho ocurrido. Sin dicha venganza o pago sujeto a la cuantía o duración de quien lo interprete, reconciliación es una acciónde ingenuos en un paísde “vivos”. Un ejercicio previo de la paz que se podría vivir con las FARC, ha sido la puesta en libertad por término en la pena del exdelincuente alias “Popeye”, que ha generado revuelo por la cantidad de años que este pagóy que en concepto de unos y otros, esta venganza (pena) no ha sido suficiente. Es discutible la forma en la aplicación de la ley Colombiana, lo claro es quetenemos arraigada cierta actitud mafiosa enseñada por los narcosde pagar agresión con agresión, pero, ¿Acaso la cárcel es una acción de venganza legal? O es un mecanismo para que el ser humano tengaun tiempo de educación y un momento de reflexión para cambiar sus valores.

Si queremos cambio, pensemos en cambiar TODOS.

twitte: @juandescribe

Comentarios

comentarios