Colombianos hechos de Polímeros Poderosos

Colombianos hechos de Polímeros Poderosos

Colombianos hechos de Polímeros Poderosos

En tiempos digitales, donde la Internet nos planteó un nuevo modelo para entender el mundo, la privacidad, los derechos y lo que pasa con nuestras interacciones en ello, hemos visto cómo los colombianos que le apuestan a la empresa local para generar dinámicas de trabajo que ayuden a construir comunidad, se ven cada tanto en más dificultades. Hace unas cuantas ediciones de la revista El Clavo, uno de nuestros columnistas escribió sobre las mentiras del emprendimiento, legalmente hablando, a la hora de educar a un emprendedor para afrontar oportunamente el mercado. De hecho, se ha visto cómo muchos emprendedores con buenas ideas, se quedan en el camino por la dificultad que encuentran en temas legales referente a patentes, construcción empresarial, asesoría económica y otros. Pero también hay esos, que han transformado industrias locales y mundiales y que han puesto su marca a niveles transnacionales, creando así compañías que, con talento local, impactan y generan valor.

Es el caso de una marca que tal vez está presente en todos los hogares del país con alguno de sus diseños, como lo es Evacol. Más allá de los zuecos, esta empresa de productos originados a base de EVA (Etilvinilacetato) que no es nada más que un polímero de consistencia porosa de alta resistencia, ha trabajado en Colombia por muchos años y ha traído innovación en la materia, en un lugar donde el estilo de ese tipo de calzado, no existía prácticamente. Don Antonio, un ciudadano del mundo que llegó a Sudamérica por el sur, es un comerciante que, de forma inconsciente, arribó a Latinoamérica en busca de una oportunidad de negocio clara y que impactara de alguna manera diferentes comunidades. Chile, Ecuador, fueron algunos de los territorios que iban construyendo su visión hasta que llegó a Colombia, y vio una falta en el mercado que él podría suplir.

El mercado del calzado hecho con material EVA en los 90 s, era uno muy limitado en el país, casi inexistente cuando en Asia, era un furor. y la producción de este, en forma de zuecos era completamente libre de fabricación por muchas marcas. Don Antonio al traer este producto y ver la reacción de la gente colombiana a él, decide ir al medio oriente y junto con sus socios don Alonso Ramírez y Henry Gómez Ardila, trajeron la primera máquina para producir y desde ahí, Evacol inicia siendo la primera productora de zuecos y calzado EVA en el país. Como todo, para la empresa no ha sido fácil, aun siendo la primera que trajo innovación y ha progresado en el tema de la  nindustria de productos de este tipo, han tenido retos propios que trae la evolución y el crecimiento. Tal vez, afrontar bien cada uno de ellos se deba a la mano de obra que opera en esta empresa; más de 300 personas altamente calificadas desde lo humano, forman parte de cada una de las labores de producción y dirigencia, con una inyección de competencias blandas que ha mantenido a Evacol como pioneros a pesar de las dificultades.

De la Marca Tridimensional y su desarrollo en el País: Zuecos y Calzado

Precisamente uno de los inconvenientes más sonados que ha tenido la marca, ha sido el tema del zueco como producto universal y su distribución de esta y otras marcas en el mundo. Evacol precisamente en busca de la consolidación empresarial y la responsabilidad que esto les trae como compañía que busca la expansión del producto nacional en el mundo, realizó los trámites legales para patentar su producto a base de EVA y tener su referencia con la exclusividad que cada fabricante y producto, se merece.

Para esto, en temas de marcas, hay un concepto fundamental que habla de la marca tridimensional, que no es más que registrar la forma de un producto que es distintivo para asociarlo a un origen empresarial, con el fin de generar una diferencia en el mercado siendo únicos y exclusivos. En el tema marcas, todo se rige por la decisión 486 de la comisión del acuerdo de Cartagena y existen dos tipos de patentes en específico:

Lastimosamente las dinámicas legales no siempre son tan eficaces como se quiere, y al momento que Evacol intenta registrar el diseño industrial, se le es negada, y al otro gran competidor de la fabricación de zuecos en material EVA, se les aprueba en segunda instancia el registro de la marca tridimensional. La mejor forma de explicar esta situación, nace con otro calzado típico de nuestro país, la alpargata. Hace más o menos 130 años, se suscitó un conflicto similar con la típica alpargata colombiana que muchas personas usaban y fabricaban de manera artesanal para su popular uso. El tema fue muy álgido porque las personas se sublevaron para poder usar un material que era de uso común y que, si bien cada uno podría darle su toque de originalidad, al final es un producto universal que pertenece a todos por tratarse de una forma usual de calzado

Construyendo País, Ayudando a la Gente

En todos estos años que lleva trabajando Evacol, se destaca su trabajo y compromiso con la activación de programas que beneficien comunidades de manera cultural, donativo y de inclusión laboral.  El municipio de Yumbo que es donde se encuentra ubicada la fábrica principal, ha sido testigo de diferentes programas adelantados de la mano de la Alcaldía de dicha localidad. Charco Azul, Mojica, barrios de la ciudad de Cali en situación de vulnerabilidad, han aportado talento humano a la empresa por medio de programas que han ayudado a reclutar personas con infinitas capacidades que aún hoy son activos valiosos para esta compañía. Además, las labores no cesan ayudando a comunidades en situaciones de riesgo como lo ha sido el aporte en calzado con la gente del Chocó, y la donación también a los damnificados en Mocoa.

Colombia está llena de talento humano, de lo que el siglo XXI requiere para construir dinámicas efectivas sociales y laborales. Evacol como empresa, demuestra cómo con trabajo duro, leal, honesto y pasando las dificultades de manera correcta, los colombianos tienen referentes para impactar el mercado nacional e internacional de manera positiva.

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply