#Columna: Gracias a la Irreverencia

#Columna: Gracias a la Irreverencia

Entiéndase por irreverencia falta de reverencia o respeto y normalmente usado contra las mujeres que nos salimos del estereotipo construido por… ¿por quién? ¿por otras mujeres? ¿por los hombres? ¿por la sociedad? Tampoco se salvan aquellos hombres que hacen de una persona una gran mujer.

Gracias a la irreverencia, diferentes mujeres nos han ayudado a trazar un camino a la igualdad de derechos, entre ellas, Katherine Switzer quién en 1967 fue la primera mujer en correr una maratón en Boston (Estados Unidos) y forjó el destino de las mujeres corredoras en el mundo. Lo interesante de este evento es que su padre fue quien la motivo a correr y aunque tuvo que ganarse el respeto de su entrenador, Arnie Briggs, fue clave para lograr su hazaña.

Emmeline Pankhurts Goulden, líder del movimiento sufragista (recomiendo ver la película), luchó por el derecho al voto antes de la primera guerra mundial. Nos permitió, además de conquistar los derechos civiles y políticos, conquistar nuestra dignidad humana el cual pasa por el abuso sexual, físico y las restricciones en nuestro desarrollo intelectual y personal. Nos enseñó que somos propietarias de nuestra vida familiar, política y laboral y que como cualquier hombre, tenemos el derecho a una vida plena.

Coco Chanel fue diseñadora de alta costura francesa y fundadora de la marca Chanel. Produjo un quiebre en los estándares de elegancia de la Belle Époque y creó una línea de ropa informal, sencilla y cómoda (según Wikipedia), en mis palabras, nos enseñó que podíamos usar el pantalón a través de su famoso traje sastre femenino. ¡Gracias por su irreverencia! (recomiendo ver película).

Katherine Graham, al quedar viuda tuvo que tomar el control del periódico Washinton Post, su irreverencia en el año 1971, puso en riesgo su carrera para luchar por la libertad de prensa al publicar los oscuros secretos del pentágono en torno a la guerra de Vietnam, “le faltó al respeto” presidente de turno, Richard Nixon. Pero la prensa no sería lo que hoy es por ella, tal vez sin esa lucha no existirá The New York Times y otros periódicos estadounidenses (También recomiendo ver película).

Marie Curie, científica, pionera en el estudio de radiactividad. Primera mujer en recibir un premio nobel y la primera persona en recibir dos premios nobel – física y química -. Fue la primera mujer en ocupar el puesto de profesora en la Universidad de Paris, además de ser madre y esposa. También nos enseñó, que su vida personal no debe incidir en lo que se piense de su vida profesional.

Para finalizar, gracias a la irreverencia de esas mujeres que públicamente rechazan el acoso sexual, físico y emocional que, en muchas ocasiones, a pesar de las demandas ante las entidades correspondientes, mueren en manos de sus esposos o sus parejas. Lamentablemente, en esta sociedad de hombres viriles, pechos plateados peludos, donde el estado pocas veces nos protege, es una buena estrategia lavar los trapitos sucios en la calle, aunque no lo crean, la opinión pública a nuestro favor o en contra, nos ayuda a librarnos de esos hombres psicópatas, narcisos, con problemas de identidad sexual…  Que si nos juzgan por eso ¡QUÉ IMPORTA! Es más importante, nuestra vida, nuestra integridad y nuestra dignidad.

Escrito por:

Diony Ico Brath

Comentarios

comentarios

Leave a Reply