#Columna: Jaime Garzón: más allá del humor político

#Columna: Jaime Garzón: más allá del humor político

Jaime Garzón: más allá del humor político

La sociedad colombiana ha vivido tiempos difíciles enmarcados con el famoso fenómeno de la violencia, que a su vez continúa de la mano del conflicto armado y la honorable ausencia del Estado. Así inició fuertemente el país en los 90 y posiblemente así termine en algunos años.

“Quien no conoce su historia está condenado a repetirla”. Y no una ni dos veces. El pueblo no se detiene a pensar por un momento en su pasado, presente y en lo que será su futuro.

¿Qué nos motiva a pensar en el futuro? Dirían por ahí que los jóvenes son los que tienen la respuesta. Sin embargo, la historia se encarga de demostrar que desde antes “otros” le apostaban a una Colombia distinta.

Personajes como Galán, Camilo Torres o el mismo Gaitán, fueron testigos de la dura crisis económica, política y cultural que atravesó el país durante décadas por la creación de las guerrillas, el narcotráfico y los grupos al margen de la ley. Hechos, que hasta el día de hoy no están muy lejos del pasado.

La rebeldía de Galán y su entusiasmo por combatir la corrupción y el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, no deberían estar muy lejos de nosotros. Un desenlace que silenció la voz del pueblo y aumentó la lista de líderes sociales, pero en medicina legal.

Jaime Garzón también hace parte de esta lista. Este abogado y humorista, por su presencia en los medios de comunicación, tuvo un gran reconocimiento a través de la creación de personajes que mostraban humor político y una crítica a la situación del país. Dicha que tuvo fin el 13 de agosto de 1999, tras su asesinato.

Ante esto, podrían pasar horas enteras mencionando lo que innumerables cadenas de televisión transmitían en honor a su memoria. Pero, al parecer nada de ello ha valido para recordar el éxito que Garzón les dejó a los futuros periodistas de este país.

La cúspide de su renombre inició en el noticiero “Zoociedad”. Un programa de la televisión colombiana a partir de 1992, cuyo espacio de opinión ofrecía un reportaje político alternativo que quebrantaba el periodismo tradicional.

Cada capítulo de “Zoociedad” de los buenos, regulares o malos, estaba producido con irreverencia. Una muestra de la indignación y creatividad de un equipo periodístico que creyó en la obligatoria participación del ciudadano a través de la crítica.

Es increíble cómo un programa de televisión, para esa época, fue la prueba de un periodismo con sentido para la audiencia. Más allá del humor político, es la capacidad de ver los hechos con transparencia y análisis. Sin duda alguna, Garzón fue valiente al levantar la voz, como pocos lo han hecho, ya sea por intereses particulares o colectivos, que ponen en riesgo la “ética profesional”. Este hombre apoyó un periodismo distinto y entregó a los futuros comunicadores sociales y periodistas las herramientas discursivas para hacerlo.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply