#Columna: Las Subculturas de la Sucursal del Cielo, BRS, tercer capítulo

#Columna: Las Subculturas de la Sucursal del Cielo, BRS, tercer capítulo

 

Las Subculturas urbanas de la Sucursal del cielo, tercer capítulo

Una Institución social llamada: Barón Rojo Sur

Cultura Barra

“La tarde de fútbol termina y el fanático abandona el estadio en estado de gracia, liberado de las tensiones y las angustias de la vida diaria… Vuelve de nuevo a colocarse la mascara de la cotidianidad, esperando con ansias un próximo partido donde pueda pintarse con los colores de la tribu” (Pardey, 2017).

Los “simples fanáticos” apenas culmina el partido de fútbol, se retiran del estadio inmediatamente y se dirigen a sus respectivos aposentos. Pero los integrantes de la barra deben desmantelar todo el espectáculo que montaron previamente y empezar a planear el carnaval futuro.

La planeación que debe tener una barra para consolidar un espectáculo carnavalesco digno de admirar, no es algo que se realiza así como así. Existen políticas claras (reglas de juego), sub- organizaciones, jerarquías establecidas, que deben respetarse y organizarse de manera rigurosa para que todo salga de la mejor manera a la hora de alentar al equipo.

Institucionalidad del Barón Rojo Sur

El Barón Rojo Sur actualmente es más que una barra de fútbol, ahora es una institución, porque sostiene una estructura organizacional estricta y constante. Estricta en el sentido de que existen ciertas normativas que hay que cumplir a cabalidad, además de sub-organizaciones que componen a la institución Barón Rojo Sur (los famosos Bloques) y estas, a su vez, tienen instauradas jerarquías necesarias para otorgarle voz y voto a los integrantes de menor rango. El fiel ejemplo de una “democracia representativa”.

Normas dentro de la barra:

 

  • 1: El ‘trapo’ es lo más sagrado para el bloque y la institución. Si por cualquier motivo el símbolo representativo de un bloque determinado se llegara a extraviar, los integrantes de dicha sub-organización no podrían volver a ingresar a la tribuna sur.
  • 2: Las mujeres se deben tratar con el mayor respeto posible dentro de la barra, si se llega a ver a cualquier integrante agrediendo de manera física o psicológica a una mujer, contundentemente se expulsa de la institución.
Nota: La cultura barra por tradición es eminentemente masculina. Siempre ha existido una estigmatización medio absurda frente a la mujer barrista por parte de la sociedad. Cuando un arquetipo se rompe, la reacción inmediata de la comunidad es el repudio y la negación a esa consolidación de un nuevo paradigma, en este caso el paradigma femenino.

Estudiosos de la Ciencia Política y la antropología, como Margaret Mead, Ralph Linton, Clifford Geertz, entre otros, se han percatado de la discriminación en contra de la mujer y contra las minorías que no reflejan los patrones culturales dominantes (puntualmente las minorías son al cuadrado: mujeres + “barras bravas”) que fueron pieza clave para traer a colación conceptos olvidados por la sociedad occidental, tales como: multiculturalismo, subjetividades, identidad, construcción social, diversidad, diferencia, practicas culturales, entre otros. Hasta el punto de consolidar el enfoque culturalista, que surge en la segunda mitad del siglo XX, en el marco de la Ciencia Política.

  • 3: ¡Los códigos entre barras son sagrados! Las barras que irrespeten estos códigos serán estigmatizadas por la comunidad barrista. Ejemplo: Los catorce trapos robados por parte de la barra Frente Radical (hinchas del Deportivo Cali) de forma anti-disciplinaria a la barra Rexistencia Norte (sí, resistencia con X, así se hacen llamar los hinchas del Deportivo Independiente Medellín). El FRV rompió los códigos, ya que fue un hurto en donde RXN no se encontraba de forma presencial en el momento del robo. Es todo lo contrario de las leyes piratas. ¡Es cuestión de honor!
  • 4: El aguante es lo más esencial para cualquier barrista, si un hincha no tiene aguante, su reputación cae por los suelos.

Sub-organizaciones y jerarquías:

El Barón Rojo Sur se constituye por veinte bloques dentro del municipio de Santiago de Cali y ciento diez filiales a nivel nacional e internacional, de esas ciento diez son ciento tres nacionales y siente internacionales. Dentro de la institución Barón Rojo Sur se cuentan con siete grupos de trabajo: Trapos, Orquesta, Mediadores, Comunicaciones, Viajes, Aguante y Carnaval (en este se encuentra dos sub-grupo de trabajo; Murga y Cantos) y Derechos Humanos.

 

*Trapos: Este grupo de trabajo se encarga de organizar espacialmente las banderas insignias de cada bloque.

*Orquesta: Es el corazón de la hinchada. Sin la música el carnaval perdería su magia.

*Mediadores: Se encargan de la logística, dentro y fuera del estadio.

*Comunicaciones: Son los encargados de manejar las redes sociales y de realizar las fotografías, vídeos y audios de la barra.

*Derechos Humanos: Valiendo la redundancia, este grupo vela por el cumplimiento de los Derechos Humanos que en ocasiones la fuerza policial vulnera.

*Viajes: Este debe realizar y reunir el presupuesto para viajar a los diferentes municipios de Colombia o viajes internacionales.

*Aguante y Carnaval: Aquí se encuentran los murgueros (jóvenes disfrazados de payasos, que tiene como objetivo motivar a los demás integrantes de la barra). El grupo de los cantos se encarga de crear nuevas canciones para la popular.

 

Continuará…

Comentarios

comentarios

Leave a Reply