#Columna: Nosotros apoyamos el paro: joven militar

#Columna: Nosotros apoyamos el paro: joven militar

Nosotros apoyamos el paro: joven militar

El paro es inminente. Quedan horas para poder llevar a cabo un movimiento que busca decirle al Presidente Duque que las cosas no van por buen camino. No hay que ser de izquierda radical, como creen muchos, para ver que el actual mandato es un fracaso en materia social, política y de seguridad. Qué triste por esos 10 millones de colombianos que le dieron su voto.

Pues ya el Gobierno y su fuerza pública están temiendo y actuando. La verdad lo viene haciendo desde hace dos semanas cuando el movimiento #21N empezó a ser cada vez más difundido en redes sociales y en las calles, donde se fijaron carteles también. Según una fuente de las fuerzas militares, el Gobierno se está preparando desde hace más de un mes para mantener el control este jueves.

“La primera orden fue sacar 18 pelotones conformados por el Ejército Nacional para enviar a todo el país”, afirmó esta persona quien fue trasladada desde Cundinamarca hacia el Valle del Cauca y que indica que esta orden se dio porque se presentía, desde el mes de septiembre, una protesta social fuerte. Sin embargo, afirmó que las armas que se usarán para proteger a la ciudadanía no son letales y que la única ciudad del país con alta concentración de militares es Bogotá.

¿Cómo es la organización de la fuerza pública el 21 de noviembre?

Son tres anillos de seguridad: el primero es el ESMAD que son los que deben mantener el control de la gente, más atrás está la Policía Militar (PM) y después, preparados por si es necesario, el ejército, quienes entran si ven que ninguno de los dos primeros anillos puede tener el control, pero estos sí tienen armas letales.

¿Por qué con armas letales?

Porque el ESMAD ni la PM deben tener armas letales y los primeros deben ser suficientemente fuertes para controlar la situación, pero si ya al entrar la PM no hay forma de salir bien librados y (los manifestantes) atacan a la fuerza pública con armas, debemos evitar que mueran funcionarios públicos y ahí ya prima nuestra vida. Esto ya es un caso extremo que casi nunca pasa en las protestas en Colombia.

Pero se dice que el ESMAD llega de una a atacar a los manifestantes…

El ESMAD nunca llega a echar gas porque sí, a menos que ya haya violencia. Pero por ejemplo en las universidades siempre se crean esos químicos (papas bomba, bombas incendiarias) listos para atacar a la fuerza pública, entonces por eso la gente dice que el ESMAD llega a golpear, pero los ataques al escuadrón se prevén desde el inicio de las marchas. Ya tienen pensado atacar.

¿Qué hay de la gente que ha perdido los ojos? En Chile está pasando y acá ya hubo alguien en Popayán…

Nuestro blanco es del cuello hacia abajo, nunca hacia la cara y en esos casos paga el Estado y paga quien disparó. Y es que uno puede tener buena puntería, yo la tengo, pero en el momento es difícil. Igual uno tiene que pensar muy bien antes de disparar contra la gente.

Se nota que hay una organización bastante planeada y con bastante fuerza para una manifestación, ¿Cuándo fue la última vez que pasó esto?

La última vez que nos organizamos tanto fue en La Minga Indígena porque siempre hay infiltraciones de grupos armados al margen de la ley y se sospecha que acá también va a haber.

¿Y los encapuchados?

Un encapuchado es alguien sin identificación para nosotros, lo cual nos causa duda de si es un civil normal o un infiltrado. Si vemos que el man mueve masa, es un líder que posiblemente es una amenaza. Por algo tiene capucha.

Se dicen muchas cosas acerca de las razones del paro, ¿qué les han dicho a ustedes?

Nos han dicho que el paro es a raíz de lo que ha venido pasando en otros países y que se quiere tumbar el Gobierno porque allá ha funcionado. Y esta vez es diferente a otras protestas, uno antes sabe que van a haber 1.000 o 2.000 personas, en la Minga por ejemplo, pero esta vez estamos en el limbo. No sabemos nada.

¿Ustedes apoyan el paro?

Uno hace el trabajo porque es una orden, porque pecamos por omisión o por acción y si no lo hacemos podemos ser destituidos, pero nosotros, el pelotón, apoyamos el paro por el tema de las pensiones y por los salarios porque no es justo lo que nos pagan por lo que hacemos y porque nosotros acá en la ciudad arriesgamos menos la vida pero, ¿qué hay los que están patrullando, por ejemplo, en el Cauca, el Cañón de la Mariposa o el Catatumbo?

Comentarios

comentarios

Leave a Reply