#Columna: ¿PACIFICACIÓN VIAL? ¡MAMOLA!

#Columna: ¿PACIFICACIÓN VIAL? ¡MAMOLA!

¿PACIFICACIÓN VIAL? ¡MAMOLA!

 

Debo confesar dos cosas: la primera, es que fui de esos caleños que ante la falta de oportunidades, la violencia, la inseguridad y el desempleo, me exilié en la ciudad de Bogotá para poder estudiar, trabajar y realizarme como individuo y profesional. Por fortuna y después de muchos años de esfuerzos académicos, logré emplearme y comenzar una carrera profesional. La segunda, no creía posible volver a Cali, no me hacía falta, curiosamente no la extrañaba y daba por hecho que iba a vivir siempre por fuera de Cali.

La vida como todas las cosas, da unos vuelcos inesperados, y después de 10 años de vivir en la capital, me regrese a Cali. Ya con esposa e hijas, motivado fuertemente por la invitación del entonces Gobernador, para ser parte de su gabinete departamental. Al principio me sorprendió ver a una Cali que avanzaba hacia el progreso, con vías adecuadas, mucha inversión en la ciudad, el turismo comenzaba a llegar después de décadas de estigmatización. Se veía un empuje que daba un nuevo respiro y vislumbraba a Cali como epicentro de desarrollo en Colombia.

Sin embargo, ese empuje se perdió. La inversión decae, el desempleo aumenta, la informalidad es abrumadora y la falta de oportunidades vuelve a surgir como ave de rapiña.

En materia de movilidad ni se diga. Me regresé de Bogotá, entre otras, porque ya no me aguantaba los trancones en las vías, pasaba 2 horas por trayecto para desplazarme a mi sitio de trabajo y de vuelta a casa.

Hoy por esos vuelcos de la vida, vivimos igual que en Bogotá, asfixiados en los trancones, entre hora y hora y media por trayecto. En los 5 kilómetros de la casa al colegio me tomo 40 minutos, y al trabajo otros 40, en el mejor de los casos.

Y la alcaldía, su alcalde y las soluciones reales y eficaces, ausentes por completo. Un desgobierno total. Nunca hicieron más vías, no arreglaron las actuales, no modernizaron el sistema de semaforización, se desgastaron tratando de salvar un sistema como el MIO, que nació muerto. No se enfocaron en adelantar los estudios para la implementación del metro, y de paso comenzaron absurdamente a reducir los carriles de las vías con taches, para dar paso a la pacificación vial.

Vías alternas que funcionaban muy bien y que permitían el desahogue del tránsito de la ciudad, fueron asfixiadas. La calle novena, la 4ta norte a la altura de Versalles, los taches de la carrera 100 con Pasoancho, que ahora no permiten girar a la izquierda. Todo con la excusa muy mal presentada, argumentada y estudiada, de prevenir accidentes y dar paso a las bicicletas.

No me tomen a mal, apoyo las bicicletas y soy fan número de 1 de soluciones sostenibles y amigables con el medio ambiente como el metro, pero estos exabruptos cometidos por Armitache, son crímenes contra los caleños. La accidentalidad subió, el número de ciclistas arrollados aumentó, y debo decir que como amante del deporte y de la bicicleta sería el primero en hacer uso de ella para ir al trabajo, pero nunca en las ciclo rutas de Armitache, ya que comparten la misma vía que el carro y no pondría en riesgo mi vida. Las ciclo rutas deben ir en carriles exclusivos y no compartir la vía con los carros.

NO MAS TACHES. ¡AL MENOS MIENTRAS SE VA!

Comentarios

comentarios

Leave a Reply