#Columna: Pole Dance, el baile sensual que se convirtió en deporte internacional

 

 

Earned it se escuchaba de fondo y las miradas penetrantes la desnudaban… o ¿elogiaban?

Entra en el salón dando pasos firmes con sus tacones de 12 cm de alto, se apodera del tubo, ahora este es su compañero en la escena. En puntitas se mueve al ritmo de la música, baila. Luego sus piernas se separan dispuestas a hacer un split, el público atónito sigue observando mientras ella sube por el tubo. Se eleva hasta la cima, con su cuerpo erguido de forma horizontal hace una bandera, mira al público y sonríe, mientras sigue bailando.

Baja del tubo y se pasea por el público haciendo contacto visual, pero parece que se conecta con todos porque cada uno la sigue sin parpadear; suena el golpe de la música y sin dar aviso se encuentra de nuevo en la cima de su potestad. Hace un agarre y se dispone a hacer un spagat invertido, los ojos vigilantes la observan con asombro y temor, ella sonríe y rápidamente cambia de posición, ahora es un arco que le permite ir descendiendo.

Las personas aplauden con admiración, saben que esta vez no vinieron a un cabaré, esta vez vinieron al International Pole Championship.

Dos formas distintas

Originariamente era un tabú hablar de una bailarina de Pole Dance, ya que hasta hace un tiempo (siglo XX) este baile era sinónimo de erotismo y sensualidad femenina, así que, automáticamente se les asociaban con trabajadoras de los Strip Clubs, esta connotación tomó peso en Ámsterdam y París, donde se explotó los bailes provocativos de mujeres con poca ropa, que buscaban complacer a los hombres, por dinero.

Sin embargo, ahora esta danza no es tan satanizada como lo era en tiempos anteriores. En la modernidad, se comenzó a utilizar este baile como tipo de arte escénica en el mundo del circo, llegando a complementarse con acrobacias.

Fue así como el baile en la barra se popularizó de tal forma, que en el 2012 se crea el International Pole Championship, un estilo diferente que tiene el nombre de Pole Fitness.

El Pole Fitness está de moda, es una forma para ejercitar el cuerpo ganando masa muscular, flexibilidad, equilibrio, coordinación, seguridad, confianza y lo más importante, diversión. Por este motivo, muchas mujeres y hombres, desde la niñez hasta la adultez, comienzan a practicar Pole Fitness básico, medio y avanzado.

Este deporte tiene su propio lenguaje y habla a través del cuerpo, cumpliendo parámetros y un sistema de puntuación general. El Pole Fitness transmite emociones, te puede exaltar, deprimir, cautivar o generar una corriente de adrenalina fugaz que te llevaría al éxtasis, por ende, a ser protagonista del momento, desde el asiento como público, o desde el tubo como atleta.

A pesar de que este deporte aún sigue siendo subvalorado, grandes representantes del Pole Fitness como: Jenyne Ball (estadounidense y la mejor del mundo), Felix Cane (australiana), Angela Natez (colombiana), Natalia Gómez (colombiana), entre otros iconos de Pole, siguen luchando para que las personas respeten y le den el lugar al Pole Fitness como deporte, que además merece llegar a los Juegos Olímpicos del 2020.

¿Y usted qué piensa baile erótico o deporte, prostituta o deportista, cabaré o gimnasio?

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply