#Columna: ¿Que ‘nada’ puede escapar de un agujero negro? ¡Patrañas! (Parte 2)

#Columna: ¿Que ‘nada’ puede escapar de un agujero negro? ¡Patrañas! (Parte 2)

¿Que ‘nada’ puede escapar de un agujero negro? ¡Patrañas! (Parte 2)

Lee la primera parte en: https://bit.ly/2Ur1Iea

Dramatis personae:

Entropía: Término utilizado para definir la tendencia de cualquier proceso físico espontáneo a evolucionar hacia – el desorden- un orden sistemático.

Segunda Ley de la Termodinámica: De forma irremediable, todo cuerpo pierde energía.

Mecánica cuántica: Rama de la física que estudia los objetos y fuerzas a muy pequeña escala.

Paradoja de la Información: Postulado que limita la información a no desaparecer bajo ninguna circunstancia, pero también nos impide descifrar información violentamente alterada.

 

¿Entonces qué podría escapar de la violentísima gravedad de un agujero negro, según Hawking?

La respuesta corta la integran tres rostros conocidos y aterradores para algunos: la relatividad general, la termodinámica y la mecánica cuántica.

Así es, la imagen que contemplamos desde el 10 de abril se compone de tres áreas muy importantes de la física y para que lo entendamos, es mejor hablar con otros términos.

Más sencillo, imposible…

La relatividad general se puede entender con un gran lienzo templado y plano. Imagina que tomaras una bolita de cristal de 1cm de diámetro y la pusieras en cualquier lugar del lienzo; ahora imagina que en otro extremo pones una bola de 20cm. El efecto de curvatura o hundimiento que la bolita de 1cm tiene sobre el lienzo es mucho menor que el de la otra. Y, si pusiéramos otras bolitas cerca, seguramente la de 20cm las atraería con más rapidez y fuerza. Es decir: que, dependiendo del tamaño, masa y ubicación de los planetas, las deformidades en el espacio varían o… son relativas.

Con la termodinámica corremos con suerte, porque lo único que debemos entender para el caso, es la brevísima definición de la Segunda Ley de la Termodinámica.

Y, por último, tenemos las dinámicas de la mecánica cuántica. De ella, Hawking nos pide que nos concentremos en un breve enunciado para no confundirnos: “La mecánica cuántica implica que todo el espacio está lleno de partículas y antipartículas virtuales que se materializan constantemente en parejas, se separan y luego se unen de nuevo y se aniquilan mutuamente”, como explica en su publicación ‘Breves respuestas a las grandes preguntas’. A esto, solo debes sumarle la definición de Entropía proporcionada al principio del texto.

Cierras una puerta y se abren dos

Con los tres elementos claros, podemos saltar a entender que los agujeros negros crean y emiten partículas y radiación como si fuera un cuerpo caliente ordinario, con temperatura proporcional a su gravedad e inversamente proporcional a su masa.

Lo sé, lo sé… el párrafo anterior parece un poco sobrio después del tono que traemos, pero después de mucho pensarlo, sería mejor ser directos primero y después intentar verlo desde este punto:

En la primera entrega ya hablamos del horizonte de sucesos del agujero, y es que la magia de todo esto ocurre exactamente allí, en el punto de no retorno.

Es cuando las partículas y antipartículas de las que hablábamos se materializan en el área del agujero, una cae presa de la gravedad, mientras la otra logra escapar y parece que fuera expulsada del agujero negro, así nunca llegan a aniquilarse. Así propuso Hawking como la manera en que estos monstruos pierden energía y se evaporan, hasta el punto en que estallan junto con todo lo que hayan absorbido hasta ese momento.

Entonces llegamos a un cruce de ideas bastante inquietante: Elemental, querido Watson, la luz no puede escapar de un agujero negro. Pero… ¿Que nada pueda hacerlo, nada en absoluto? ¡Patrañas!

Aunque sigue siendo pronto para cantar: ¡Eureka!

Que ‘algo’ logre escapar del agujero negro nos mete de lleno en la emocionante Paradoja de la Información. Porque, así como las cenizas de una hoja usada contienen de alguna forma el papel y la tinta que eran antes, es probable que las partículas que expulsa el agujero sean información codificada de lo que hay dentro de él, pero… ¿Cómo desciframos ese contenido?

 

Escrito por:

Camilo Van Der Huck

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply