#Columna: Starship: Aprendiendo a simplificar

#Columna: Starship: Aprendiendo a simplificar

Starship: Aprendiendo a simplificar

El pasado 28 de septiembre de 2019, Elon Musk reveló el prototipo de la nave en la que se realizarán las próximas misiones de SpaceX a la Luna y Marte: Starship mk1.

Fuente: Astronaut Everyday. A conversation with Elon Musk about Starship. 2019-10-01

 

¿Qué hace esta nave tan especial?

Lo primero que llama la atención es su aspecto retrofuturista: un estilizado cohete cromado con alerones que más parece algo salido de una película de Flash Gordon de 1930 que de una compañía del siglo 21. Pero hasta que aprendamos a manipular la gravedad, este diseño que despega y aterriza verticalmente es la forma más eficiente de llevar carga útil al espacio con la tecnología actualmente disponible. Punto para Flash Gordon.

A diferencia de otras naves que usan materiales ultra-avanzados como compuestos de carbono o aleaciones de aluminio-litio que son resistentes y livianos (muy importante porque cada gramo cuesta), SpaceX usa acero inoxidable. ¿Y por qué usar el mismo metal pesado del que está hechas las ollas en mi cocina? Porque dependiendo de la proporción en que se combinen los diferentes componentes del acero inoxidable, éste adquiere propiedades diferentes. La aleación que usa Starship es la 301S, que a temperaturas criogénicas (cercanas a -270ºC) se vuelve más resistente, a diferencia del acero normal que se torna quebradizo. Paradójicamente, ante temperaturas muy altas también su fortaleza se incrementa.

Esto es muy importante porque a diferencia de las naves Apolo que eran desechables (se iban desbaratando en el camino hasta que a la vuelta solo quedaba la cápsula con los astronautas), Starship está diseñada para ir, volver completa y ser reutilizada. Esto significa que no solamente debe soportar el frío extremo del espacio exterior, sino también el calor infernal del reingreso a la atmósfera. Así, usando otros materiales se necesitaría una lámina especializada para proteger la nave del frío, otra diferente para protegerla del calor y tal vez otra para darle fortaleza estructural a la nave. En cambio, una sola lámina de acero inoxidable 301S puede hacer todo el trabajo, resultando en que al final de cuentas pesa menos que la suma de las alternativas más ligeras. Y además es 52 veces más barato y más fácil de trabajar que los compuestos de carbono.

 

Fuente: SpaceX. Concepto artístico de una base lunar

 

¿Cómo ha logrado SpaceX salirse con la suya?

Otro anuncio hecho por Elon Musk es que están trabajando duramente para poder lanzar una nave como Starship a la órbita terrestre dentro de seis meses. Teniendo en cuenta que este diseño solo se empezó a construir y afinar hace exactamente un año, semejante anuncio es escandalosamente revolucionario para los larguísimos cronogramas a los que nos tiene acostumbrados la NASA y en general la industria aeroespacial. Así, en vez de pasar años entre diseño, prototipo, pruebas y producción en serie, Space X se propone construir tres prototipos más de aquí a marzo de 2020 para refinar su proceso de manufactura. Aunque Elon también es famoso por descacharse en sus estimaciones, se le perdona cualquier retraso teniendo en cuenta la enorme complejidad del proyecto. ¿Cómo lo ha logrado?

Todo parece reducirse a la filosofía de Elon Musk acerca de la gerencia de proyectos: “Si el cronograma es largo, está mal; si está apretado, es correcto (If the schedule is long it’s wrong, if it’s tight it’s right)”. Aunque esto le ha ganado enemigos entre la mitad de sus empleados y las familias de la otra mitad de sus empleados, las largas jornadas de trabajo están obsesivamente enfocadas en trabajo real y muy poco en tareas administrativas que no agregan valor. Aunque este enfoque podría no servir en una compañía muy grande, en un emprendimiento como SpaceX funciona: todo se resuelve de inmediato con la información que todos tienen en la cabeza, por lo que la necesidad de documentar y planear a largo plazo es mínima. También aplican algo llamado mejoramiento recurrente del calendario mediante un ciclo de retroalimentación. “¿Esto hace que vayamos más rápido? Si no es así, necesitamos arreglarlo”.

Otras frases que resumen el enfoque de Elon sobre los proyectos:

  • “Si el diseño toma un tiempo largo en implementarse, es el diseño equivocado”.
  • “La mejor parte es la que no existe (the best part is no part); el mejor proceso es el que no hay que seguir (the best process is no process); si no pesa, no cuesta (if it weighs nothing it costs nothing)”.
  • “El peor error que cometen los mejores ingenieros es optimizar algo que no debería estar allí en primer lugar”.
  • “¿Qué eliminaron del diseño? (what did you undesign?)”

En conclusión, la clave del éxito de SpaceX parece residir en llegar a las causas fundamentales de un problema o una solución, como discutimos en una columna anterior, y en simplificar y reducir todo a lo estrictamente necesario para lograr la meta. Y si a ellos les sirve para llegar al espacio, tal vez nos ayude a nosotros en nuestros proyectos. Manos a la obra.

PD: Sé que resulta descarado que use una columna tan larga para proponer a otros que apliquen la filosofía de simplificación de Elon Musk, pero al menos ahora soy consciente del problema y buscaré intencionalmente aplicarla.

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply