#Columna: Ya no soy un bicho raro

#Columna: Ya no soy un bicho raro

Durante mucho tiempo creí que ese tal Falcao del que todo el mundo hablaba era un jugador brasileño o portugués. También que el canoso gordito de los memes es de hecho el presidente de Colombia. Y hace muy poco me enteré de que Maluma es un hombre y no una cantante que resultó llamarse Fanny Lu. La razón no es que viva en una colonia secreta en Marte sino que hace unos ocho años decidí cancelar el servicio de televisión por suscripción. Y como no tengo antena de aire, tampoco veo televisión nacional por TDT.

Recuerdo que me empezaron a llamar preocupadísimos de mi operador de cable porque en el sistema registra que tengo suscripción a internet y teléfono pero no a televisión. Su angustia era todavía más evidente en épocas de Mundial de Fútbol, donde me ofrecían cientos de canales más aquellos dónde ver los partidos en directo. Mi respuesta de “es que yo no veo televisión” invariablemente era seguida de un silencio incómodo. Sin embargo, en la última llamada encontré que les han actualizado el libreto porque empezaron a ofrecerme otras opciones. De ahí deduzco que mi respuesta de que no veo televisión es cada vez menos exótica y empezó a repuntar en las cifras de objeciones a la compra en su CRM.

Otro indicio de más gente que dice no ver televisión es ver cómo ha cambiado la audiencia de la televisión nacional. De acuerdo con los 20 programas de televisión con mayor audiencia en Colombia desde 1999, casi la mitad se emitieron entre 2010 y 2011, mientras que en los otros años solo uno o dos programas lograron colarse en la lista. Esto puede interpretarse como que ya pocos programas logran cautivar a un gran porcentaje de los que sí ven televisión, mientras que lo usual es que esa audiencia se reparta entre varios programas.

Fuente: elaboración propia con datos de Rating Colombia

 

A esto se suma que Netflix (y otras opciones como Claro Video en el caso de Latinoamérica) esté “robándole” suscriptores a la TV tradicional, no solo en Estados Unidos donde Netflix ya ocupa el 10% del tiempo en los televisores, sino también en el resto del mundo. De hecho, la audiencia internacional de Netflix ha crecido tanto que en 2017 ya estaba por superar a la audiencia interna gringa.

Fuente: Statista con datos de Netflix

 

Y si por acá llueve, en el Reino Unido no escampa: la BBC encontró que de los jóvenes entre 5 y 15 años el 80% ve contenidos en YouTube, el 50% usa Netflix y en general pasan más tiempo semanal viendo contenidos en línea (15.8 horas) que viendo televisión (14 horas). Si esta tendencia sirve como referente para lo que puede pasar en Colombia en el mediano plazo, un escenario muy probable es que cuando los jóvenes se vayan de casa de sus padres no contraten un servicio de televisión (tal vez ni siquiera telefóno fijo) sino solamente internet.

Siendo así las cosas, cuando mi mamá me corche preguntando quién creo que va a ganar la súper emocionante final de “Yo me llamo” creo que podré tener la tranquilidad de que ya no soy un bicho (tan) raro.

 

Escrito por:  Andrés Meza Escallón  @ApoloDuvalis

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply