#Columnista: Como dice doña Mary “¿Para qué cría el cabello cola sino para espantar las moscas?”

#Columnista: Como dice doña Mary “¿Para qué cría el cabello cola sino para espantar las moscas?”

Como dice doña Mary “¿Para qué cría el cabello cola sino para espantar las moscas?”

Hoy es muy común ver a hombres y mujeres dedicados a una nueva forma de ejercitarse, denominada entrenamiento funcional, que consiste en realizar ejercicios a través de la ejecución de actividades cotidianas, como trotar alrededor de un parque, llevando en la mano algún objeto, generalmente una pesa o similar. Sin embargo, es preciso señalar que ya en los años 80, doña Mary hacía las veces de personal trainer y me mandaba a pintar la reja en vacaciones a lo Daniel Larusso en Karate Kid, a barrer, a trapear, y a realizar múltiples mandados, que incluían claro está, las compras en la tienda, supermercado, miscelánea, modistería o cualquier establecimiento donde se llevara a cabo una actividad lícita de compraventa. En estos casos, sólo se asignaban viáticos cuando la distancia a cubrir era superior a dos kilómetros. Cuando cuestionaba el destino, la actividad o ambas, la respuesta era siempre un muy bien argumentado “porque yo lo digo y punto”, resaltando además mi madre, que parte de la crianza implicaba a veces para los padres un uso extensivo de la técnica de la experimentación directa o dicho de otro modo, el uso de mano de obra barata, y en mi caso, gratuita.

En nuestra actividad comercial, siempre disponemos de diferentes recursos para nada gratuitos y que nos permiten ejecutar nuestra actividad de manera eficiente, sean estos humanos, o técnicos. Sin embargo, en muchas ocasiones, no los usamos adecuadamente sobrecargando, por ejemplo, actividades en un buen trabajador, la cual es la mejor forma para que deje de serlo, pagando horas extras por actividades “urgentes” que bien podrían haber sido previstas o planeadas. En el caso de los recursos técnicos, ocurre situaciones similares, realizando solo las tareas de las herramientas que conocemos, cuando el uso de muchas otras nos ahorraría tiempo esfuerzo y dinero. Recuerde que cuando se es empresario, se debe usar todo el potencial de todos los elementos disponibles en búsqueda del logro de los objetivos planteados.

Igualmente, es importante que con cada uso de los recursos se ejecuten varias actividades al tiempo. Para doña Mary, mandar a su hijo a comprar algo viajando en transporte público era también una oportunidad para conocer la ciudad y su gente, realizar actividades mercantiles de regateo, educar el oído musical en música tropical, entre otros muchos otros aprendizajes.

Por eso, no tenga miedo de sacar lo mejor de sus recursos para que su empresa sea más productiva. Si no sabe cómo hacerlo, se le tiene la gerente de recursos humanos y físicos.

Por: Jorge Andrés Villegas

Comentarios

comentarios

Leave a Reply