#Educación: Cuarta Revolución Industrial

#Educación: Cuarta Revolución Industrial

Cuarta Revolución Industrial

Las tecnologías del futuro y la revolución digital

Las organizaciones actualmente se enfrentan a un entorno que podríamos llamar turbulento, ya que los cambios han dejado de ser graduales para convertirse en cambios disruptivos consecuencia de toda una revolución que está transformando fundamentalmente nuestra manera de vivir, trabajar y relacionarnos. Se trata de un cambio brusco y radical que está afectando a las organizaciones y la sociedad en lo social, económico, cultural y educativo.

La humanidad ya pasó por tres revoluciones industriales: la primera impulsada por la máquina a vapor, la extracción de carbón y la industria textil; la segunda por el acero, los combustibles fósiles, la energía eléctrica, el automóvil y la producción en masa; la tercera por la energía atómica, la era espacial y la era digital con la aparición del computador. Y hoy enfrenta los desafíos de la cuarta revolución caracterizada por una serie de         avances tecnológicos como la inteligencia artificial, la robótica, el Internet de las cosas, los vehículos autónomos, las impresoras 3D, la nanotecnología, la biotecnología, la ciencia de los materiales, el almacenamiento de energía y la computación cuántica.

La tecnología nos ha traído una aceleración constante en el ritmo de vida. Vivimos en tiempos exponenciales. Hoy existen 5.000 millones de dispositivos conectados a internet y el cambio exponencial implica un crecimiento que multiplica por un factor de 1.000. Así las cosas, para el año 2020 serán 50.000 millones y para el año 2030, 50.000 billones de dispositivos vinculados a la red. Las tecnologías del futuro, así como generarán nuevos negocios, también traerán desempleo que desplazará mucha mano de obra tradicional. Arnoldo Martínez en el artículo “las

cuatro revoluciones industriales y el progreso” hizo referencia que en los próximos cinco años se perderán 7.1 millones de puestos de trabajo en las 15 economías más grandes del planeta y surgirán 2 millones de plazas que requerirán habilidades diferentes. En distintos sectores se acentuará el desplazamiento de trabajadores por dispositivos inteligentes. Prueba de ello, el 50% de la fuerza laboral actual puede ser reemplazada por máquinas y el 60% de los trabajadores de hoy, tienen el 30% de sus actividades completamente automatizadas. El anuncio es que posiblemente 1 de cada 3 empleos serán reemplazados para el año 2025 por los avances tecnológicos sumado a que el 2021 ha sido declarado el año de la digitalización. L Actualmente, las grandes empresas han dejado de dar tanta relevancia al número de diplomas con los que cuenta un candidato a un puesto de trabajo, para pasar a enfocarse en el desarrollo de sus habilidades blandas o transversales.  Según la Universia Chile en el artículo “Habilidades blandas: qué son y por qué es importante desarrollarlas”, grandes empresas del mundo ponen sus ojos en los profesionales que han sido capaces de desarrollar sus habilidades blandas en paralelo a sus estudios, a    diferencia de las habilidades duras, que se identifican con todo el conocimiento académico curricular obtenido durante el proceso formativo formal, las habilidades blandas tienen que ver con la puesta en práctica, y en  forma integrada, de aptitudes, rasgos de personalidad, conocimientos y valores adquiridos. Entre las más buscadas figuran las habilidades comunicativas y de relacionamiento, la creatividad, la capacidad de trabajar en equipo, la responsabilidad, la honestidad, el compromiso y las actitudes proactivas a la hora de resolver problemas y generar ideas innovadoras que ayuden a impulsar el crecimiento de la organización.

El éxito del profesional ya no va a depender tanto de lo que sabe sino de lo que sea capaz de aprender, es lo que hoy se denomina learnability o facilidad de aprendizaje

 

Escrito por:

Wilson López Aragón

Comentarios

comentarios

Leave a Reply