#Entrevista: Otra López Más

#Entrevista: Otra López Más

Otra López Más

Ilustradora freelancer con tintes orientales

Jóven payanese que llegó a la Cali hace 10 años con el propósito de construir su futuro, Sol es una persona dispersa a ratos, pero le gusta constantemente cuestionar todo a su alrededor. Antes de empezar a ilustrar, hizo música, pero durante ese proceso se dio cuenta que amaba más ilustrar, por ello decidió profesionalizar su hobbie, actualmente vive de la ilustración tipo póster.

¿Cuáles son los retos de un ilustrador?

El mayor reto de nosotros es poder traducir gráficamente algo que queremos decir, comunicar. Un texto o una idea. Tratando siempre que la persona que lo vea se sienta identificada con la pieza gráfica.

¿Cuáles son tus mayores logros?

Cuando mi recorrido empezó en la academia, me desilusioné, así que decidí retirarme y emprender, empíricamente, mi formación autodidacta. Pero hace un año, intentando e intentado, di con lo que realmente me apasiona y logré uno de los mayores acontecimientos: hacer un cartel. En este caso fue para Puro Veneno, el póster era de Nestor Elí, que decía: ‘¿Cómo dice? ¡Nos siguen matando!’. Este nace a partir de la reflexión de lo que estaba sucediendo en el país, el asesinato de líderes sociales. Y es satisfactorio ver como todavía imprimen el formato y lo pegan en las paredes, ya que no es una ilustración lucrativa, sino que fue hecha para la gente.

Después de esto, empezaron a conocer mi trabajo y ese es otro factor que nos atemoriza como ilustradores: mostrar lo que hacemos, porque nosotros experimentamos e intentamos mucho, y a veces ese miedo opaca el talento y potencial que tenemos al enfrentarnos al medio. Además, cuando evidenciamos lo que hacemos, podemos darnos cuenta de qué tanto hemos crecido, qué tanto ha cambiado nuestra línea gráfica.

Otro logro fue cuando hice el rediseño de marcas colombianas a japonés, para la Revista Bacánika, todo un reto porque me tocó adaptarlo a mi estilo. También cuando ingresamos, junto con mi dupla de trabajo Daniela, a trabajar con los maestros de La Linterna Cali. Hacer parte de este proyecto análogo que sigue vigente en la ciudad, es de mucha importancia en mi recorrido dentro de la ilustración. Este es un trabajo de rescate en una técnica que está prácticamente en el olvido y vivir todo el proceso tras la impresión es muy buena experiencia.

¿Cuál es el proceso tras un póster?

Depende de dos cosas, pues a veces es una idea personal que quiero desarrollar, o puede ser un encargo, por ejemplo una colección.

El primer paso es tener en claro qué información voy a plasmar, la intención, qué quiero resaltar en la pieza. El segundo paso es la separación de colores, cortando la serigrafía; aquí entra mi dupla de trabajo Daniela, quien hace la parte del tallado. Con ella me sincronizo acorde a la ilustración y el tallado, para que ella entienda cómo son las formas, luces y demás.

Igualmente la tipografía y su uso dentro del cartel, algo que muchos olvidan pero sigue siendo igual de importante que la ilustración, pues toda la pieza en sí comunica. Cuando ya está listo todo procedemos con el último paso, en manos de los maestros (Héctor, Jaime y Olmedo) donde empiezan con el proceso del registro de los colores, para acercarse, desde la tinta, al color que se ha propuesto; con esto se termina el cartel.

Es un proceso largo y enriquecedor. Es muy diferente el resultado digital, a un resultado que ha sido tallado en manos humanos, donde quedan huellas y errores que nutren la pieza. A veces la pieza no es estéticamente linda pero ese acabado artesanal, con la ayuda de las “máquinas mágicas”, le dan el toque especial al cartel.

¿Qué es lo más difícil de ser freelancer?

Uf, muchas cosas. Es complejo y hay que tener en cuenta todo. Estos dos años que llevo como freelancer me di cuenta que a veces el tema del pago no es tan chévere porque puede que el pago se retrase y tienes pendientes por pagar urgente, pero lo mejor es que podés manejar tu tiempo y ritmo de trabajo desde casa, no tienes quién esté revisando constantemente lo que haces, ya ilustro bajo mi estilo y las personas me contratan por ello. El proceso previo es difícil porque al principio te toca diseñar piezas fuera de lo que haces, como conceptos corporativos, pero poco a poco podés trabajar en tu proyecto personal.

¿Cómo llegaste a tu estilo?

Yo creo que es una búsqueda constante. Uno muchas veces se preocupa por tener un estilo y a veces del hacer y hacer llega se llega a él. En mi estilo influyen dos cosas, el tradicional japonés porque me gustan sus formas y expresión, y el comic, por sus trazos. La idea es fusionar y contrastar estilos, pero considero que sigo en la búsqueda del mío, uno que genere recordación, como a veces me dicen: “esta ilustración es tuya”. Aun así, sigo enriqueciendo y formando mi estilo.

¿A qué le daría clavo Sol López, y por qué?

A este gobierno. Y a todas las personas que creen que porque no tengo la gráfica color rosa, soy un hombre. No, soy una chica.

Ilustraciones para: Bacanika.com

Entrevista realizada por: Nathalia Ibargüe

Comentarios

comentarios

Leave a Reply