Hagamos memoria

Hagamos memoria

 

SONY DSC

Memoria Visible es un  archivo en línea cuya intensión primaria es acumular memoria urbana sobre la ciudad, su gente, sus calles, sus instituciones. La gran cantidad de elementos constitutivos de las ciudades que se quedan por fuera de los registros es preocupante, sobre todo en una ciudad multicultural, pluri-étnica, cuyas dinámicas de vida, sustancia y eventos muchas veces no encuentran eco en los medios. Vinci Andrés Belalcázar, director y fundador, tiene claro que el norte es la naturaleza digital de la idea, su desprendimiento de las lógicas de productividad y las obligaciones financieras de otros medios.

EC: ¿Memoria visible es un proyecto de reconstrucción histórica o mantiene una línea más abierta?

Vinci Andrés Belalcázar: No es un proyecto de Reconstrucción histórica, es un archivo en línea que se nutre de contenidos que están desperdigados por la web y de producción propia. Son contenidos de interés histórico algunos y otros son simplemente de interés personal. El archivo pretende contar un territorio y un tiempo, la selección de los elementos que lo componen tiene un origen completamente subjetivo. Digamos que la línea editorial es caprichosa y tiene mucho que ver con lo que a mi me interesa de la ciudad.

EC: ¿Cuándo empezó en serio el proyecto?

VAB: Yo soy de la generación a la que le prometieron que internet iba a ser una revolución del conocimiento. Cuando llegué a la universidad me encontré con que las noticias mostraban avances y proyectos maravillosos en Europa o EU, pero nuestra escuela de comunicación seguía sin darse cuenta del potencial de internet. Allí no había un interés en hacer sino en teorizar sobre el impacto de su implementación… yo, por el contrario, quería sencillamente hacer memoria. Poner cosas a circular, experimentar con el asunto… resultó bastante difícil, porque los profesores sencillamente no estaban preparados para inquietudes como la mía, que se iban multiplicando en la universidad. Apenas ahora se hacen esfuerzos para entrar a trabajar en ese campo. Estoy diciendo que desde el año 2004 hasta el 2012, la universidad no tenía profesores que trabajaran realmente la materia, ni mostró un interés real en tenerlos.

EC: Al estar involucrados tantos estudiantes, ¿existió un apoyo de la universidad?

VAB: Sí  nos “apoyaron”, aunque fuera un apoyo insuficiente. Cuando en el 2006 intentamos crear una página para hacer difusión de los trabajos de los estudiantes de comunicación. Esa iniciativa tuvo muchas dificultades. No teníamos un tutor adecuado, con los conocimientos y, sobre todo, el tiempo. Tuvimos que aprender y hacerlo tropezando con cosas elementales. El proceso fue tan duro, sobre todo en lo técnico, que no pasó del lanzamiento. Ya en el 2008, sin el equipo que habíamos formado en la universidad, empecé a trabajar en lo que sería Memoria Visible.

EC: ¿Cuál fue la primera versión?

VAB: La primera versión verdaderamente funcional estuvo en línea a finales del 2009, pero con pocos contenidos. Creo que fue en el 2010 que empezó a tener su forma definitiva y a crecer en contenido.

EC: ¿Piensan incluir ficción, otro tipo de contenidos?

VAB: Ahora mismo la página tiene gran cantidad de contenidos producidos por fuera del proyecto. Mi intención es nivelar la balanza, producir material documental y de ficción pensado específicamente para la página. Generar contenidos en colaboración con otras personas. Un ejemplo es el video que realizamos con Fabricio Pérez sobre el barrio Alto Menga, en el sector Colinas del Norte. Le apostamos a continuar el trabajo de contar los barrios de la ciudad, pero no sólo como paisaje, queremos que se vean los rostros y se escuchen las voces de sus habitantes. Que nos cuenten quiénes son. Pero no queremos quedarnos sólo en el documental audiovisual, queremos aprovechar todos los formatos y jugar con los géneros.

EC: ¿Cómo será Memoria Visible en un futuro?

VAB: Yo veo Memoria Visible como un proyecto para toda la vida. No tengo los afanes editoriales de otros medios. No somos un medio. No pagamos por contenidos. No tenemos una plantilla fija de colaboradores, sino gente que pasa y hace lo que puede por el proyecto.

EC: ¿Eso supone una ventaja?

VAB: Me parece que tengo esa ventaja. No estamos obligados a subir cosas nuevas a diario, ni nos interesa publicar contenidos que al día siguiente no tendrán ningún interés.

EC: ¿Piensan verlo como un negocio alguna vez?

VAB: Memoria Visible no es un negocio y eso permite que no se le apliquen las nefastas lógicas de productividad que han deformado otros proyectos.

 

Visite la web del proyecto: www.memoriavisible.com

Fotos por: Vinci Andrés Belalcázar Yabur

Comentarios

comentarios