#YoDefiendo a los hinchas de verdad

#YoDefiendo a los hinchas de verdad

columna-barra-brava-2

Ser Barra es muy bravo

Pasar de la risa al llanto, de la felicidad a la tristeza, del optimismo al pesimismo en menos de un minuto, son emociones que produce el fútbol.  No obstante, preocupa el nivel de agresividad que se ha generado  alrededor de este deporte en las ciudades del país. 

Las cifras de muertos que originan las denominadas barras bravas tienen en tensión a un país cansado de asesinatos sin sentido. Aunque las personas que cometen estos actos execrables no son verdaderos “barra brava”.

El barrista es aquel que pone la música para que en Colombia el fútbol sí pueda bailarse. Arrojar papelitos y rollos de papel a la cancha, gritar los goles de un equipo, envolverse en una bandera, pintarse la cara y abrazar al desconocido que está al lado cuando el árbitro por fin da el pitazo final, son rituales sagrados que cada domingo el fanático realiza. Ser apasionado a un equipo de fútbol, sobretodo en Colombia, es un acto de fe y amor puro.

Ser “barra” es muy bravo; debes viajar a todas las ciudades o países donde tu equipo juegue, asistir a todos los partidos de local, cantar y saltar sin parar los 90 minutos que dura el partido y como si fuera poco, aguantar las burlas del rival cuando tu equipo pierde. Eso es ser “barra”.

Los barristas tienen ciertos códigos, como por ejemplo no atacar a personas no violentas, mujeres y niños o simplemente que no pertenezcan a una barra, no agredir con armas, y en el momento de una pelea, debe ser de manera equitativa. El verdadero barra brava los cumple.

La pasión por el fútbol es algo hermoso que no puede ser opacado por unos cuantos jóvenes deseosos de violencia, que desatan su odio en nombre de un equipo del que ni siquiera saben su historia. La violencia no se acaba con la prohibición al ingreso de las barras visitantes porque las agresiones se están cometiendo en los barrios donde viven estos adolescentes.  Tolerancia, respeto y educación son los aspectos que deben fomentar los líderes de dichas barras, junto con los directivos de la Liga colombiana y los miembros de los equipos de fútbol.  No dejemos que la pelota se siga manchando.

Para los gustos: el amor

En el amor siempre habrá confusión, a veces se nos da fácil y otras veces se nos da difícil; pero la conquista, porque las mujeres no son ni fáciles ni difíciles, son todas iguales y distintas al mismo tiempo, ¿confuso no?. Todo depende del gusto, a veces puede pisarla en el primer baile, regar las crispetas en la primera ida a cine, o peor aún, tropezarse mientras camina hacia ella para hablarle por primera vez, pero todo depende del gusto. Si usted le gusta a la mujer, ninguna de esas cosas le va a afectar en “la conquista”. Por eso querido amigo, no pierda su tiempo intentando ser el hombre perfecto, porque esos no son los que buscan las mujeres de hoy en día.

Por Carlos Bolaños

 Twitter: @carlosbtw314

Comentarios

comentarios