#Cultura: Ciclismo peligroso, urbano y emocionante

#Cultura: Ciclismo peligroso, urbano y emocionante

 #RevistaImpresa

Ciclismo peligroso, urbano y emocionante

 

#Cultura: Ciclismo peligroso, urbano y emocionante

 

Carreras para aventureros

Muchos pensarían que la ciudad de Cali es Salsa, Reggaetón y Rumba, pero no hay percepción más desacertada, porque en la sucursal del cielo también hay cultura y deporte. De hecho, en ella se aglomeran cada año, cientos de ruedas dispuestas a recorrerla en una carrera peligrosa, emocionante y jodidamente excitante. Y no se trata de ruedas de motos o coches, son más bien, ruedas de bicicletas, un medio de transporte que cada vez toma mayor fuerza, y un ejercicio que va teniendo más adeptos, tanto así, que se ha convertido en uno de los deportes más emblemáticos de la ciudad.

Es por esta razón, que desde hace cinco años en la capital del Valle se disputa el Alleycat Velociraptor, una carrera especial para todos los amantes del ciclismo callejero. Para ganar esta carrera, no sólo se requiere resistencia física o constante velocidad, sino también, un desempeño impecable dentro del casco urbano.

¿Pero de qué se trata un Alleycat?

Todo comenzó a finales de los ochenta, cuando los mensajeros de Toronto que se transportaban en bicis, decidieron averiguar cuál de ellos era el mejor. De esta forma, se retaron sobre sus velocípedos, en lo que sería una carrera a muerte dentro de la zona urbana, donde la única regla, era llegar con un paquete diferente a distintos puntos establecidos para el evento. No se trataba solo de tomar un camino y llegar a otro, era arriesgarse a tratar de hacerlo en el menor tiempo
posible, tomando atajos que podrían ser calles en contravía, parques o montes, donde tendrían que atravesar carros, camiones y motos, usando todos los caminos
posibles para llegar antes que su competencia.

Estos extrovertidos mensajeros llamaron a esta carrera: Alleycat. La competencia puede tener distintas modalidades, que son determinadas por los organizadores del evento:

  1.  Checkpoints: Simula la tarea de un mensajero, donde cada “Checkpoint” permite revelar el siguiente destino, sumando puntos por tiempo.
  2. Task Checkpoints: Es una modalidad donde los competidores deben realizar un truco, tarea física e intelectual, que le permitirá saber cuál es el siguiente “Checkpoint”.
  3. Checkpoints Up Front: En esta modalidad todos los puntos de chequeo son revelados al inicio de la carrera para que los competidores usen su conocimiento sobre la ciudad y ejecuten una ruta eficiente que les permita ganar.
  4.  Point Collection: Es una búsqueda del tesoro, donde cada objeto ofrece distintos puntos. El corredor deberá crear una estrategia con los objetos de mayor valor,
    que le permita ganar obteniendo el mejor tiempo posible.

Habrá personas que piensen que sólo se trata de una competencia de búsqueda sobre una bicicleta, pero se equivocan. En el 2008 Matt Manger-Lynch, quien competía en Chicago, murió a causa de una coalición con un carro después de pasarse un semáforo en rojo. Aquello abrió los ojos del mundo y cuestionó la legalidad de estas competencias y la responsabilidad de los corredores, dándole además, ese sabor que le hacía falta: la clandestinidad y el desafío a la autoridad que generaba hacerlo de todos modos… solo por amor a las ruedas. Este último acontecimiento, le daría la prensa necesaria a esta actividad clandestina que inspiraría la producción de material cinematográfico Hollywoodense para crear dos películas de ficción exageradas: “Entrega Inmediata” lanzada en el 2012, sería la primera de ellas. Protagonizada por Joseph Gordon- Levitt como un mensajero hiperactivo y amante de la velocidad, quien toma un paquete misterioso para ser entregado de forma inmediata.

Una película que se toma el mundo

Aparentemente este recado tiene un valor impensable y peligroso, poniendo al protagonista en la mira del FBI y sometiéndolo a una persecución a través de todo Manhattan. Con una calificación más alta de lo normal, sería tal vez, una de las películas de ficción no documental, que relata la historia de un ciclista urbano atravesando la ciudad, para salvar su vida y conseguir su objetivo: entregar un paquete desconocido.

La segunda de ellas, “Alleycat” lanzada en el 2016, como su nombre lo indica, gira en torno al evento ilegal más popular entre los ciclistas urbanos de Londres, sin embargo, la premisa del largometraje es otro, ya que se considera como un Thriller de Acción, que se desenvuelve en un mundo de corrupción, poder político y chantaje. Tiene un forzoso argumento, mezclado entre los deportes extremos y el suspenso, pero no obstante, es quizá una de las pocas películas de ficción más representativas en los últimos años.

Cali en bici, directo al Velociraptor

A pesar del mediocre material cinematográfico de ficción, los terribles acontecimientos, las polémicas y la falta de garantías legales: la competencia ha tomado cada vez mayor importancia en las principales ciudades de Estados Unidos, como Nueva York y Chicago, hasta llegar a Latinoamérica, precisamente a una ciudad al norte de Colombia, muy cerca del pacifico, llamada Santiago de Cali, donde una “pandilla” de ciclistas (colectivos “Skidz” y “Hemoraiders”) decidieron montar un Alleycat al que bautizaron como “Velociraptor”.

Para este año (2018), se presentó la quinta versión después de cinco años consecutivos de haber comenzado. Alguno de los participantes mencionaron haber hecho un recorrido de casi 120 Kilómetros, siendo un trayecto pocas veces visto en el evento.

Una carrera peligrosa, exigente y divertida, dentro de una ciudad alocada y sobrepoblada de autos. Tuvo varias categorías, entre ellas las bicicletas tipo MTB (montaña) y “Fixed” (piñón fijo). Con una dinámica de Checkpoint y con ciclistas de todas partes del país, asistiendo especialmente a este evento, el “Velociraptor 5” se tomó las calles de la ciudad, demostrando así que la sultana del Valle tiene espacio suficiente para todos.

 

 

Escrito Por: Sebastián París

Ilustrado Por: Stephen Toro

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply