Temática: COLOMBIANO COMPRA COLOMBIANO

Temática: COLOMBIANO COMPRA COLOMBIANO

#RevistaImpresa

COLOMBIANO COMPRA COLOMBIANO

Apoyando lo local con calidad de exportación

 

Como bien lo dice la sabiduría popular: “Dios hizo el mundo, todo lo demás se hizo en China”. Hace poco fui a uno de esos almacenes con nombre gringo, y me encontré un producto que me encantó. Vaya mi cara de sorpresa cuando de repente le doy la vuelta y ¿qué creen?, sí , decía: Made in China. Ya se imaginarán mí gesto. Y es que seamos sinceros, ¿quién de verdad está enterado, cuáles son productos nacionales y cuáles no?

Y si de preguntas se trata, será que realmente sabemos de dónde proviene lo que nos ponemos, ¿nuestros zapatos, nuestra ropa? ¿Preferimos las marcas extranjeras en lugar de las nuestras? ¿Es algo malo tener una preferencia? ¿La culpa es de los consumidores o de los productores?

A mí personalmente me gustan los productos colombianos, pero no me cierro a la hora de utilizar productos o marcas extranjeras, pues bien es sabido que en su mayoría, son muy buenas. Sin embargo, surgió en mí la duda: ¿realmente colombiano compra colombiano? ¿Vendemos a colombianos?

¿Sabe usted qué tipo de marcas está consumiendo? ¿Está enterado de dónde provienen?

Bueno, vamos a ver. A duras penas sabemos que Colombina es colombiana, que Juan Valdez la conoce hasta Jim Carrey y sí, ahora casi puedo visualizar a alguien leyendo, revoleando los ojos y diciendo “póngame una más difícil”, pues bien, en realidad la intencionalidad es ver si el talento de nuestro país es reconocido por nosotros mismos, no tanto en el exterior, sino que nosotros como colombianos, aprendamos a reconocer a “doña Pepita”, que hace zapatos en la esquina y le compremos sus chancletas. ¿Lo hacemos?

Reconocer nuestro valor es lo que nos hace marcar la diferencia, y lo digo en todos los sentidos, porque por ejemplo, empresas innovadoras colombianas en el mercado interior, están apuntándole a lo internacional.

Sin embargo; ¿“doña Pepita” también lo haría? Quizá no, pero ella, con sus clientes habituales se siente cómoda. Es más, por el llamado “boca a boca” ella sabe que su negocio de zapatos va a ir incrementándose; aunque, si a mí me preguntaran, no creo que sea suficiente. Para llegar a lo alto y sobresalir como país y empresa, no solamente debemos mirar hacia lo que tenemos, sino también hacia lo que podríamos llegar a tener. No simplemente quedarnos como un consumidor más, sino como un productor que realiza un cambio. Aquello le hace falta a doña “Pepita”, sus clientes son colombianos, pero muchos colombianos son clientes también de empresas internacionales, que innovan y se mantienen en constante cambio. Los colombianos y las personas en general, consumen lo que gusta, lo que innova, lo que funciona y lo que dura, sea de aquí o de allá, quizá más de allá que de aquí, pero eso ya es cosa de cada cual. La culpa no es de nadie, la ecuación no varía. Si usted vende, le compran, pero si lo vende con calidad, estética e innovación, sobresale, sea colombiano o extranjero.

Escrito Por: Paula Ibarra.

Ilustrado Por: Yafanair Medina.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply