#Temática: ¿Cómo quiere las crispetas: nacionales o importadas?

#Temática: ¿Cómo quiere las crispetas: nacionales o importadas?

#RevistaImpresa

¿Cómo quiere las crispetas: nacionales o importadas?

¿Saben ustedes cuántos de los productos que compran para la canasta familiar son importados?

Colombia, siendo un país tercermundista, tiene bastante para dar, diríamos muchos. Dedicado principalmente a la producción agropecuaria y a las actividades
extractivas, como la minería y producción de petróleo, logra ubicarse como la cuarta economía más grande de América Latina, según informes del DANE.

No podemos olvidarnos de las actividades industriales que se realizan en el país, como la producción textil, de alimentos y químicos, siendo esta última, una de las actividades con más baja participación en el PIB total del país.

Tomaremos como referencia el caso de uno de los productos que más se produce en el país, y que así mismo, tiene unas de las cifras de importación más altas: el maíz.

Actualmente a nuestros productores les cuesta $660.000 producir una tonelada de maíz, sea en el Valle del Cauca, Meta o Tolima, y la misma tonelada sale por
$367.000 en Nebraska o Minnesota. Los costos de los insumos agrícolas aquí en Colombia son mucho más altos, al igual que el valor que pagan los productores por las tierras arrendadas. Se les brinda además un subsidio para seguros agrarios, un subsidio que en Colombia no cubre siquiera el 10% de las pérdidas que ellos tienen, pero los productores de maíz en Estados Unidos, sí reciben un alto porcentaje de estos subsidios; otro punto en contra para nuestros productores.

¿Qué genera todo esto?

Genera un incremento en la importación de dicho producto, ya que a los mercaderistas nacionales les sale más rentable importar el producto, y no comprar el nacional, debido a su alto costo. Producto que consumimos todos los colombianos y que al comprarlo, creemos que es algo “criollo”, algo nuestro, y que así, estamos ayudando a nuestros productores, cuando NO es verdad.

Como lo indica Indalecio Dangond, experto en financiamiento al sector agroindustrial y en políticas de gestión para el desarrollo competitivo del sector agropecuario, el año pasado, el 80% de 6.1 millones de toneladas de maíz consumido por los colombianos, fue importado. Esto gracias a que el TLC ofrece ventajas competitivas a los productores extranjeros, y a que nuestro gobierno no brinda los incentivos suficientes, desfavoreciendo notoriamente a los productores nacionales.

¿Estamos entonces comiendo crispetas extranjeras
en nuestras casas?

Por falta de indagación, hemos creido que el consumo de maíz proviene del trabajo nacional, cuando en realidad estamos comprando un producto cultivado quizás en Nebraska o Minnesota. ¡Ahora sí! Colombia es un país que al parecer importa en mayor porcentaje de lo que está exportando. No es secreto que importamos, consumimos y/o compramos productos derivados de materias primas que exportamos. Por otra parte, es más rentable importar que producir algunos productos, debido al poco avance tecnológico que se tiene a nivel industrial y a la falta de innovación en los procesos de producción que permitiera la transformación de la materia prima, en productos. A causa de esto, la lista de productos importados es amplia, abarca diversos sectores, entre ellos: el agropecuario, el de alimentos y bebidas, la industria manufacturera, extractiva, los combustibles y químicos, entre otros.

Actualmente, Estados Unidos y China, son los países con la tasa de importación más alta; 25,5% y 20,9% en su respectivo orden, según lo indica el último boletín
del DANE, siendo el maíz uno de los productos que más importamos desde Estados Unidos, y por otra parte, desde el continente Asiático, lo que más mueve el mercado colombiano son los dispositivos celulares, que para el presente año, mostraron un incremento en su porcentaje de importación.

¿Cuánto importamos en Colombia?

Los productos de la canasta familiar, al igual que el comercio de celulares, son solo una pequeña muestra de cuánto compramos y consumimos los colombianos,
productos traídos del exterior. Para el año 2015, el 30% de los alimentos consumidos en Colombia, fueron importados, así lo indico Rafael Mejía, actual presidente de la Bolsa Mercantil. Con la anterior cifra, y con las explicaciones del DANE sobre el incremento del porcentaje en importaciones, podemos decir que hoy por hoy, el consumo de productos extranjeros en nuestros hogares es alto, quizás más de lo que muchos pensábamos.

 

Hacen falta iniciativas que estimulen la actividad y beneficien más a nuestros productores agropecuarios, inversión en tecnología que ayude a mejorar las producciones industriales, y procesos de materia prima. Hace falta quizás, pensar en “evolucionar” o mejor dicho, avanzar, porque Colombia ¡SÍ tiene con qué!

Pero sobre todo, hace falta ser más benevolentes con lo propio, y por eso la gallina por no ayudar al crecimiento de nuestra economía, no es solo para los del “pueblo” que vamos a mercar, sino más bien para quienes están allá arriba sentaditos en las oficinas gubernamentales, que poco están favoreciendo a nuestros productores.

¡Señores y señoras, es hora de que pensemos en dejar de comprar afuera, lo que acá sí podemos producir!

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply