Aquí fue, ya y sin miedo. Arriésguese a vivir la vida

Aquí fue, ya y sin miedo. Arriésguese a vivir la vida

sebastian-guevara-sinmiedo

Este Comunicador Social y periodista vive en Australia, donde cursa un diplomado en Gerencia de Proyectos. Los planes van hasta ahí, tiene muchas ideas de lo que le gustaría hacer después, pero como dice él: “Cuando lleguemos a ese río, cruzamos ese puente”.

La mayoría tiene algún ritual para terminar un año y comenzar el otro. Algunas veces ese ritual va más allá de comerse las 12 uvas y abrazar a la familia a la medianoche del 31 de diciembre, y entonces ve uno gente saltando charcos con la maleta al hombro, quemando propósitos o comiendo lentejas en lugar de pavo porque según dicen sirve para la prosperidad. Para mi es una cuestión de ciclos, y la energía que le pongo al hecho de empezar un nuevo año me sirve de gasolina como hasta principios de noviembre. De ahí para allá (confieso) ya es sólo quemando aceite y pensando en las vacaciones de enero.

El caso es que a principios de este año me encontré con un artículo que me paró de donde estaba y me puso a pensar en planes. Resulta que en el 2014 el 42% de la población mundial irá a las urnas a elegir a sus dirigentes y representantes; son cerca de 40 países al alrededor del mundo que este año terminarán con un nuevo presidente y/o congreso. Como para completar habrá referendos independentistas en Escocia y Cataluña (la prospera región española que desde hace tiempo está buscando como dejar el roto), otro convocado por iniciativa popular para subir el sueldo básico en Suiza y el referendo egipcio que ya fue votado en enero y donde se aprobó una nueva constitución.

Me gusta pensar que el mundo va a cambiar, obviamente imposible decir que será del todo y para bien, pero con que se agiten las multitudes y haya un poco de pasión política me siento bastante a gusto.

Cómo no sentarse a pensar en lo que se puede hacer este año con una coyuntura mundial como ésta; pero más allá de que cada uno asuma su responsabilidad de votar con claridad y propósito social, la sensación que me quedó al enterarme de ese panorama electoral para el 2014 fue algo así como: Aquí fue, ya y sin miedo.

Si casi la mitad de la humanidad va a medir sus ideales a través del voto, si hay incluso naciones como Turquía que por primera vez van a elegir democráticamente a sus presidentes o congresistas, ¿no será que nosotros como sociedad colombiana deberíamos jugárnosla de una manera distinta? o entendiendo que para algunos pensar en comunidad sencillamente no está dentro de los planes, ¿no cree usted que cada uno de nosotros debería hacer algo suficientemente valiente con su vida para celebrar esta gran coincidencia?

A manera personal, que sea el 2014 el año en que lo arriesgamos todo; hagamos de este nuevo ciclo el comienzo de la vida que hemos querido, de los proyectos que hemos postergado. Si lo(a) ama cásese, si confía en usted monte ese negocio, si quiere viajar viaje, si no aguanta más renuncie, si quiere cambios cambie. Démonos el placer de recordar estos 365 días con orgullo.

Y ya a manera colectiva yo solo sé que a un presidente que quiere la reelección es muy difícil ponerle la pata, pero también sé que en Colombia las encuestas llevan un año mostrando que para estas elecciones la pelea la da el voto en blanco con un promedio de 36% y 26% de favoritismo respectivamente.

Bueno… Al final de cuentas puede que el mundo si cambie.

Comentarios

comentarios