Home Columnas #Educación – Novela mediática

#Educación – Novela mediática

221
0

El tema que está en todo su furor desde hace varios días es el relacionado con las declaraciones de Aida Merlano sobre la compra de votos, la corrupción y, en general, el modus operandi de diferentes clanes políticos de la costa, tales como los Char, los Gerlein, entre otros. Sin embargo, parece ser que a los grandes medios tradicionales no les importa nada esto, sino que lo que realmente representa un escándalo para ellos es el hecho de que Merlano haya sostenido una relación amorosa con Alejandro Char.

Luego de conocerse que Vicky Dávila ocultó las pruebas dadas por Aida Merlano hace aproximadamente dos años; pruebas que salpicaban a los jefes directos de “Vickycita”, es decir, a algunos de los miembros más poderosos del establecimiento (mencionados anteriormente), la excongresista reapareció para declarar ante la Corte Suprema de Justicia todo lo que en su momento ya había dicho: que los Char, los Gerlein y demás clanes le compraron votos para su elección como representante a la Cámara, y que, durante todos los años que estos han estado en el poder, lo único que han hecho es desangrar el erario público: robarse la plata.

Al suceder esto, a “Vickycita” se le ocurrió la maravillosa idea de soltar las que, para ella, fueron las pruebas más contundentes de Merlano: fotos de su amorío con Char y pantallazos de conversaciones en las que este señor le demostraba su fanatismo amoroso. ¡Estupenda idea! Lo peor de todo es que hubo muchos que le siguieron el juego a esta señora, y empezaron a darle más importancia a esto último que a los delitos por los que Aida acusa a dichos clanes políticos y mafiosos.

En vez darle importancia a semejante novela mediática, se le debe dar relevancia a pruebas como las expuestas por Miguel Ángel del Río (abogado de Merlano), quien reveló audios en los que se escucha hablar a la excongresista con miembros de los clanes, quienes le afirman que, para ese entonces, ya tenían reunidos más de 10.000 millones de pesos para su campaña; ustedes se preguntarán: ¿cómo es que una “inversión” de tal magnitud acaba saliendo rentable si un/a representante a la Cámara gana 35 millones de pesos mensuales? Sencillo, se llama robar, solo de esa forma recuperan y hasta triplican la “inversión” inicial: robando lo máximo posible y regalando contraticos y beneficios a sus financiadores.

A “Vickycita” y a los demás medios de comunicación vendidos tampoco les importaron las denuncias hechas por Aida en las que afirma que su famosa fuga acabó siendo un intento de secuestro perpetrado por los Char y los Gerlein, en el cual fue abusada sexualmente y cuya finalidad era asesinarla.

Colombia es adicta al amarillismo, al show, al espectáculo, al chisme. Es por eso que para este tipo de “periodistas” sigue siendo rentable vender información banal y esconder información realmente valiosa. Hasta que en este país no se le preste más atención al hecho de que un enorme grupo de políticos debería estar en este momento en la cárcel por diferentes delitos, que al hecho de que “Fulano” le fue infiel a su esposa con “Perenceja”, no habrá quién cambie este país. El cambio empieza por cada uno/a, y en este tipo de situaciones es posible denotar que aún nos falta aprender mucho como sociedad.