La misión llevará varios instrumentos científicos de la NASA con los que se espera allanar el camino para que los humanos vuelvan a pisar la superficie de la Luna en 2025 o 2026

La última vez que Estados Unidos estuvo en la Luna fue en 1972, cuando el astronauta Eugene Cernan caminó sobre su superficie y puso fin a la histórica misión Apolo.

Han pasado más de 50 años desde entonces, pero el próximo 25 de enero de 2024 este país intentará regresar a la Luna con una misión espacial.

El director de Astrobotic, John Thornton, reveló que la compañía intentará aterrizar un módulo lunar que no llevará a ningún humano a bordo.

“Uno de los mayores retos de lo que estamos probando acá es intentar un lanzamiento y aterrizaje en la superficie de la Luna por una fracción de lo que costaría de otra manera», declaró.

Sin embargo, su misión será crucial para la NASA ya que transportará cinco instrumentos científicos con los que se quiere seguir allanando el camino para las misiones tripuladas del programa Artemis.

La misión despegará en diciembre

El módulo de aterrizaje lunar Peregrine despegará el próximo 24 de diciembre desde Florida a bordo del nuevo cohete del grupo industrial ULA que fue bautizado como Vulcan Centaur.

«Peregrine y el equipo están listos. Después del lanzamiento, nos separaremos del Vulcan Centaur y estableceremos energía y comunicaciones con la nave espacial para guiarla a la Luna. Luego intentaremos un histórico aterrizaje autónomo en la superficie lunar”, explicó Sharad Bhaskaran, director de la misión.

De acuerdo con la compañía, este módulo aterrizará de forma autónoma sin intervención humana y solo será supervisado en una sala de control.

Si la misión es exitosa, Astrobotic podría convertirse en la primera compañía privada en lograr esta hazaña.

Una empresa japonesa intentó hacer lo mismo pero su misión fracasó en un accidente; mientras que Israel tampoco lo logró con un proyecto similar.

De esta forma, solo cuatro países en el mundo han alunizado con éxito: EE.UU. Rusia, China y la India.

La NASA espera que su programa espacial Artemis le permita llevar a un astronauta de nuevo a la Luna en 2025 o 2026.