La Casa de Nariño recibió una visita única y especial

Por: Jonathan David Tangarife Quintero.

El pasado 24 de diciembre no fue una navidad como cualquier otra; al menos no para centenares de personas que llevaban años sin sentirse acogidos por un hogar en este tipo de fechas. Para celebrar la navidad, aquel día el presidente Gustavo Petro invitó, según el Departamento Administrativo de la Presidencia (Dapre), a 700 habitantes y exhabitantes de calle a compartir un almuerzo navideño digno junto al mandatario nacional, y a recorrer las instalaciones de la Casa de Nariño; algo nunca visto en nuestro país.

Si bien es cierto que este casi año y medio que lleva el gobierno de Petro en el poder no ha sido nada fácil, es posible afirmar que, dentro de lo que cabe, su mandato ha tenido destellos de cambio que van más allá de las reformas que transitan por el Congreso de la República.

Uno de aquellos destellos fue justamente el “almuerzo de los invisibles”, con el que el presidente sigue demostrando su compromiso por cumplir su principal promesa de campaña: gobernar en pro de los menos favorecidos, de los más vulnerables.

También te puede interesar: Un éxito llamado In-Season Tournament

Imagen tomada de Boyacá 7 días.

Además, según El Espectador, este encuentro estuvo acompañado por la entrega de regalos a nombre del Gobierno Nacional y el recorrido de las instalaciones de la Casa de Nariño por parte de varios de los invitados.

Imagen tomada de RTVC Noticias.

Asimismo, el mandatario nacional aprovechó la oportunidad para anunciar la creación de la Dirección del Habitante de Calle, una dependencia dentro del Ministerio de la Igualdad que tendrá como propósito “construir una política pública para que las personas que viven en dichas circunstancias tengan más y mejores oportunidades”, según Infobae.

Este importante evento marca un antes y un después para Colombia, pues es la primera vez en más de 200 años de historia que la Casa de Nariño abre sus puertas a los habitantes de calle, sentando así un precedente que se consolida con la creación de un despacho que atenderá las necesidades específicas de este grupo poblacional.

Mientras gobiernos anteriores presuntamente recibían visitas de narcotraficantes, paramilitares y multinacionales corruptas, el gobierno de Gustavo Petro recibe al pueblo, a la gente de a pie que, de una u otra forma, confió en sus promesas y ayudó a escogerlo como jefe de Estado. Esa es la gran diferencia y en este tipo de detalles se sitúa el cambio: en modificar el enfoque de gobierno y velar por los intereses de la mayoría, no de un pequeño grupo de personas que históricamente se han enriquecido a costillas de la miseria de los demás.

Esquirlas: esta es mi última columna del año, por lo que tomo este espacio para agradecerle a cada persona por el tiempo que ha dedicado a leer mis escritos. Gracias también a la Revista El Clavo por proporcionarme este espacio durante los últimos 3 años. Espero poder seguir contando con su apoyo en el 2024 y que, como país, sigamos caminando hacia ese sueño llamado paz y prosperidad. ¡Feliz año nuevo, familia claviana!

También te puede interesar: Los nexos ocultos de Andrés Pastrana