Home Columnistas Camilo Figueroa Gil #ElClavoDeportes – Presión, talento y perspectiva

#ElClavoDeportes – Presión, talento y perspectiva

209
0

Por: Camilo Figueroa.

Actualmente, el mundo del deporte está enfocado en exclusivamente en los juegos olímpicos. Entre las noticias que nos brindan las justas diariamente, hubo una que revolucionó, no solo por la persona que lo manifestó, sino por lo que expresó. Esta semana fuimos todos víctimas de una enseñanza más que nos dió la vida: la fortaleza mental es más importante de lo que parece y todos la manejamos de diferente manera.

Cuando pensaba qué escribir primero sobre Simone Biles, de una pensé en hablarles sobre su palmarés, pero al mirarlo me di cuenta de que iba a necesitar media página. Por lo tanto, decir que es la gimnasta más ganadora de la historia, tanto en formato masculino y femenino, creo es suficiente. En Tokio 2020, se intuía que se llevaría todo en su terreno, pero un presunto dolor post-presentación hizo descartar su presencia. Hasta ahí, todo normal.

Pero la realidad era otra. Biles explicó que su salud mental se encontraba en terribles condiciones, alegando, en algún momento, decir que sentía “el peso del mundo sobre sus hombros”. El público aplaudió su decisión e iniciativa de hablar abiertamente del tema, pero hubo una opinión que me llamó la atención, por encima de todas las demás.

Novak Djokovic, uno de los mejores tenistas en la actualidad (y de la historia, no tengo dudas) comentó que, para llegar a la cima del deporte, era necesario aprender a manejar la presión, porque sentir eso es un privilegio, y sin ella, no habría deporte profesional.  Finalmente, argumentó que aprendió a ver todo lo que le ocurre como algo positivo y no para destruirlo.

La presión es algo que vive con nosotros diariamente, y en su generalidad, se contribuye a esa sensación de tomar una mala decisión, de decepcionar a los que confiaron en ti o simplemente no cumplir con las expectativas. Está claro que, la fortaleza mental que debe tener un deportista de alto rendimiento tiene que ser elevada, pero aquí es donde se abre el panorama para los puntos de vista.

Entiendo que son seres humanos: se emocionan, se ríen, se enamoran y sienten miedo como cualquiera. Si yo, que estudie Comunicación, me pongo nervioso cuando hablo frente a un grupo de gente, no me los imagino a ellos, con la ilusión de un país sobre ellos, y más una potencia en JJ.OO como lo es Estados Unidos (país de Simone). Salvando las distancias, pero ustedes entienden mi punto. La presión es algo natural en todos. Pero, no les parece que, ¿Novak también tiene algo de razón?

Un deportista profesional no solo debe formarse para ser capaz de competir, sino de rendir en los escenarios adversos, porque a la larga, y aparte de que le pagan, eso es lo que los diferencia del resto de nosotros. Igual, pretender que todos los competidores de alto rendimiento son fuertes mentalmente, es algo que no me creo ni yo. El talento que los diferenció y lo puso donde están ahora hablará de su éxito hasta un cierto punto, pero el cómo administrarán la presión en ese camino es la verdadera diferencia. Aunque, de todas formas, son solo perspectivas de cómo enfrentarse a una crisis interior y personal.