Las elecciones pasadas deben dejarnos mucho en qué pensar de cara al futuro


Por: Jonathan David Tangarife Quintero.

El pasado 29 de octubre tuvieron lugar las elecciones regionales en todo el territorio nacional. Los resultados electorales dejaron como clara ganadora a la derecha, asunto que debe generar preocupación en el sector progresista colombiano. Personajes como Dilian Francisca Toro, Alejandro Éder, Álex Char y Federico Gutiérrez fueron elegidos para ocupar diferentes cargos en sus territorios, y son algunos de los individuos de los que hablaré en esta columna.

Valle del Cauca y Cali

En el Valle, la matriarca Dilian Francisca Toro se volvió a quedar con la gobernación. Después de haber ocupado el mismo puesto entre 2016 y 2020 y de haber gobernado en cuerpo ajeno a través de Clara Luz Roldán durante los últimos tres años, Toro regresa directamente al poder para seguir haciendo de las suyas.

Polémicas como la demora y los sobrecostos en la construcción del puente de Juanchito, que conectaría a Cali con Candelaria, y su pasado judicial, son desesperanzadores.

Por un lado, Dilian Francisca puede “presumir” ser una de las principales responsables de que el puente de Juanchito, después de más de ocho años, siga inconcluso y que ya acumule sobrecostos de más de 40.000 millones de pesos, según W Radio, ya que una de las administradoras departamentales que ha coincidido con aquella obra es la hoy elegida nuevamente como gobernadora.

Por otro lado, según La Silla Vacía, en el 2012 la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia dictó medida de aseguramiento preventiva contra Toro, en medio de la investigación que cursaba en su contra por presunto lavado de activos, por la presunta compra de propiedades que pertenecían a exmiembros del Cartel de Cali y por la dudosa procedencia de su patrimonio. Finalmente, fue dejada en libertad por demoras en el trámite y meses después su investigación pasó a manos de la Fiscalía General de la Nación gracias a su renuncia al senado; fiscalía que más adelante, en el 2018, absolvió a Toro, al no encontrar pruebas que comprobaran que Dilian Francisca sí había actuado de manera ilegal, asunto del que, cabe destacar, sí existía bastante material probatorio. Una belleza la gobernadora que nos tocó.

Imagen tomada de Infobae.

Por su parte, Alejandro Éder se quedó con la Alcaldía de Cali, dejando atrás a personajes como Roberto Ortíz y Miyerlandi Torres, ¡prima de Dilian Francisca Toro!

“Alejandro Éder, ¿cuándo me vas a devolver las 700 hectáreas de tierra que le despojaste a la familia Mesa? Mira cómo te cambia el rostro, mira, dices que aparezco cada cuatro años, no Éder, desde el 2019 me despojaste”, afirmó un hombre frente al entonces candidato a la alcaldía el pasado 12 de octubre en el Museo La Tertulia, según Publimetro.

Aquella denuncia del hombre que irrumpió en la entrevista de Éder no se trata de un hecho aislado: Henry James Éder Caicedo, padre de Alejandro Éder, es el presidente de la junta directiva del Ingenio Manuelita, uno de los imperios azucareros más importantes del país.

Según María Jimena Duzán en su columna El caso Manuelita, basándose en una investigación del hoy congresista Wilson Arias, el Ingenio Manuelita compró casi 18.000 hectáreas de tierra en el 2008 a dos personas directamente relacionadas con la mafia paramilitar: Gelber Mauricio Oicata, testaferro de alias “Cuchillo”, narcotraficante del sur del país, y Óscar de Jesús López Cadavid, condenado por formar grupos paramilitares. Cabe destacar que dichas tierras presuntamente pertenecieron a paramilitares producto del despojo de estas a los campesinos que originalmente eran los dueños de aquellos terrenos. Bastante preocupante la gestión que pueda realizar en Cali el heredero de una familia de este talante, ¿no?

Imagen tomada de El Tiempo.

Bogotá

En la capital, Carlos Fernando Galán salió victorioso de la contienda por la Alcaldía de Bogotá, superando a candidatos como Juan Daniel Oviedo y Gustavo Bolívar.

No nos mintamos, los hermanos Galán han realizado su vida política exclusivamente en torno a lo que sigue representando el nombre de su padre, Luis Carlos Galán, en el imaginario colombiano.

Carlos Fernando, particularmente, se la pasa afirmando que siempre ha sido un político independiente y transparente, asuntos totalmente falsos.

Según uno de los videos más recientes de Ariel Ávila, Galán fue director de Cambio Radical (2011 y 2013), el partido más corrupto de Colombia, y bajo su dirección ese partido les entregó avales a individuos como “Kiko” Gómez, condenado por ser el determinador del triple homicidio de Yandra Brito, Henry Ustáriz y Wilfredo Fonseca; y Julio César Acosta, hijo de Julio Acosta Bernal, condenado por el asesinato de Juan Plazas, entonces registrador de Arauca, y conocido por su relación con los paramilitares. Ambos resultaron electos en los cargos a los que aspiraban.

Además, Galán nunca ha ocultado su cercanía con Germán Vargas Lleras, quien le ha agradecido en diferentes ocasiones lo que ha hecho por él. Entre quienes lo apoyaron para llegar a la alcaldía también se encuentra Claudia López, una de las peores mandatarias que ha tenido la capital. Por esto y más, se dice que Galán será el Peñalosa 3.0 de “La Nevera”… Una lástima.

Imagen tomada de El País.

Medellín

En la ciudad paisa Federico “Fico” Gutiérrez arrasó, quedándose así, otra vez, con la Alcaldía de Medellín.

De poco sirvió la ayuda que le brindó el exalcalde Daniel Quintero a Juan Carlos Upegui en su campaña, pues “Fico” gobernará durante los próximos cuatro años, así como lo hizo entre el 2016 y el 2020.

De Gutiérrez no hay mucho qué decir aparte de lo que ya es sabido por muchos: su presunta estrecha relación con la Oficina de Envigado y su gusto por derrochar recursos públicos.

En su momento, La Silla Vacía publicó un artículo titulado La Oficina de Envigado afirmó que ayudó al logro más viral de Fico en seguridad, en el cual se incluyen tres testimonios de exmiembros de la ya mencionada red de organizaciones criminales. Las fuentes afirman que ayudaron al entonces alcalde en la captura viral de tres atracadores a principios del 2017. Sin embargo, como siempre, el único que pagó las consecuencias judiciales por esa presunta colaboración criminal fue el Secretario de Seguridad de Federico Gutiérrez, Gustavo Villegas.

Además, según un informe de la Fundación para la Libertad de Prensa, citado por La Silla Vacía, entre el 2016 y el 2017 “Fico” se gastó más de 130.000 millones de pesos en publicidad oficial. ¡Qué austero!

Solo cosas negativas se pueden esperar de un segundo periodo de este señor en la Alcaldía de Medellín.

Imagen tomada de Radio Nacional de Colombia.

Barranquilla

En la costa, los Char nuevamente demostraron su hegemonía electoral: Álex Char fue elegido por TERCERA VEZ alcalde de Barranquilla, luego de haber ocupado el mismo cargo entre 2008 y 2012, y entre 2016 y 2020. Su candidato a la Gobernación del Atlántico, Eduardo Verano, también se alzó con la victoria.

Arturo Char, hermano de Álex, se encuentra en poder de la justicia desde hace poco más de un mes, acusado de los delitos de corrupción al sufragante y concierto para delinquir, por su presunta participación en la compra de votos a favor de la excongresista Aida Merlano. En esa misma investigación se incluye el nombre del hoy electo alcalde de Barranquilla, junto a otra investigación en la que se le acusa del delito de tentativa de homicidio.

Dueños del Junior de Barranquilla, de almacenes Olímpica y de medio país, pero… ¿Pronto veremos al alcalde de la “Puerta de Oro” preso junto a su hermano? La justicia y el tiempo lo dirá.

Imagen tomada de El Tiempo.

El Pacto Histórico, claro perdedor

Además de que la coalición del actual Gobierno Nacional no logró acomodar a ninguno de los suyos en los cargos regionales más importantes, cabe agregar que en los Concejos Municipales y en las Asambleas Departamentales se mantuvo la misma tendencia: los partidos tradicionales y de derecha, como el Partido de la U y Cambio Radical, tomaron ventaja y se quedaron con la mayoría de escaños en los municipios y departamentos más importantes del país.

Que lo vivido en estas elecciones sirva como aprendizaje para lo que se viene dentro de algo más de dos años, las elecciones presidenciales del 2026. Si el progresismo colombiano no se preocupa por potenciar nuevos y fuertes liderazgos de cara al futuro electoral, estaremos viviendo el resurgimiento total de la derecha que tanto nos costó derrotar en las urnas, y el cual acaba de iniciar a nivel regional.

Ahora queda esperar de qué manera el Gobierno Nacional sacará adelante sus propuestas, teniendo en cuenta que está en desventaja en el Congreso de la República y en las regiones más representativas del país. El panorama no es alentador, pero la esperanza de consolidar un cambio y sacar este país adelante sigue intacta.

También te puede interesar: Gustavo Petro, Israel y Palestina