#Columna POLISEMIA Y NEGATIVIDAD DE LOS PICOS

#Columna POLISEMIA Y NEGATIVIDAD DE LOS PICOS

POLISEMIA Y NEGATIVIDAD DE LOS PICOS

Por: Giovanni Sánchez

Colombia es un país de picos: pico de loro, pico de las montañas, picos de los nevados, Leonardo Pico, jugador de Junior; pico de piquito en la mejilla, pico el hermano de la cédula, piquito el primo de placa, pico de desempleo, pico de prostitutas, pico de narcos, pico de decretos, pico de masacres y pico de asesinatos.  En muchos de esos picos, pico es lo más alto, es el aumento de lo negativo. Disculpen la anáfora.

En estos días una amiga me dijo que esos aspectos negativos generaban un gran tristeza, claro está, para el que siente en el corazón los tres colores de la bandera. Aquí también teníamos muchas cosas buenas por destacar, la verdad es que si, hemos tenido personajes destacados a nivel mundial que han lucido la Orden de Boyacá: pintores, médicos, diplomáticos, deportistas, empresarios, políticos, militares y académicos. Esa orden ha sido todo una polémica, pues según cuentan, ‘Gabo’ no la quiso aceptar, y aparte de eso, no se han reconocido personajes dignos del galardón, pero si indignos como los banqueros y una que otro político. Sin desviarme, a mi amiga y a los que lean esto mientras intento picar porque me tiene jodido la gastritis, les diré qué, lamentablemente, lo bueno no llega al pico, lo positivo no aumenta, lo positivo ha sido relegado por lo negativo.

Escuchar la palabra aumento me ha causado un gran dolor. Nuestras pandemias siguen en la contienda, midiendo cual de todas se lleva más víctimas: las victimas del desempleo, que pueden llevar a un estrés crónico excesivo, causando daños psicológicos que terminen en suicidios. Las víctimas de los asesinatos a manos de la delincuencia común, las víctimas de la Covid- 19 y las víctimas de las repudiadas masacres colectivas, pues con Duque hemos llegado solo a picos negativos.

Según uno de los organismos más torcidos de la rama judicial, que se llama Fiscalía, en los dos años que van del Gobierno de uno de los Presidentes más jóvenes de Colombia (no el más joven como muchos piensan, el más joven fue Eustorgio Salgar Moreno 1870-1872 – cuenta la historia-) han aumentado las negativas cifras referentes a asesinatos con 152 casos, con un porcentaje de un 52% , mientras que Indepaz (Instituto de estudios para el desarrollado de la paz), manifiesta que esas cifras han sido maquilladas y eso solo equivale a un año, no a dos, demostrando que maquillados nos han tenido siempre.

A raíz de un despertar para evitar seguir maquillados, del juzgamiento y la indignación, surgen preguntas para cuestionar. A quien, al parecer, es un títere del patrón del centro: ¿es la inexperiencia?, ¿le quedó grande el país?, ¿es la seguridad democrática? , ¿O todo eso son síntomas de un narco estado?  Nosotros, la población indignada, los llamados ciudadanos de andar a pie, al parecer solo tenemos una opción: La unión, para, resistir y sobreponernos ante las embestidas del estado y la violencia y, qué no sea solamente la unión que es demostrada cuando juega la Selección. Que sea una unión que trasforme al país, porque aguantar, ya no más, ya el país no aguanta más, ni las víctimas, ni los ciudadanos ni nuestra historia.

Mientras los expertos estudian todas las causas y Uribe dice que está secuestrado en su ciudad, su finca, hacienda, latifundio o como se le quiera llamar; el país se sigue desangrando, muriendo y hundiendo en medio del hambre, el inconformismo y el llanto.

Olvidándome que ahora me picó un zancudo, me despido con una frase del mago que escribió “Cien años de soledad”, cuando le preguntaron cuál era la mejor manera de evitar la muerte, el respondió: “escribir mucho”.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply