El momento clave

El momento clave

momentoclave
Por Juan David Garzón
@Juandescribe

Desde que tenemos uso de razón los filósofos griegos que vamos conociendo en las clases de bachillerato comienzan a dejar su granito de arena para llegar en el momento oportuno, sobre todo cuando las preguntas tan existenciales como irrisorias nos llenan de dudas y las respuestas no aparecen en nuestra vida.

Crecer en esta cultura donde la presión social para “ser” es tan grande, nos acorrala para olvidar que siempre es mejor disfrutar de esa palabra “estar”.

Aquella malicia indígena de la que nos jactamos, muchas veces comienza a detectar las oportunidades de la vida para “ser”. Hablo del momento oportuno o los 15 minutos de fama que nos dictarán el camino que Dios, Alá, Thor o el que sea, nos ha enviado. No obstante, por mi forma de ver las cosas, hay un error que solemos cometer y se lo voy a ejemplificar con la paz en Colombia.

Nuestro país, hermoso y cruel, lleva luchando por la paz hace décadas. Hemos tenido acercamientos con los actores armados, pero al final siempre pasa algo que distancia a los negociadores de ambos bandos. De igual manera cada tanto vuelve otra oportunidad de negociar sin importar que tan godo, pastranista, irritante, uribista o acomodado y santista sean las personas. Usted preguntará “Tienes razón ¿pero no hemos logrado la paz?” Claro que no, pero oportunidades no han faltado, y créame, se logre o no este momento, oportunidades nunca faltarán.

A donde quiero ir con mi ejemplo es que podríamos dejar de pensar el ser como un condicionante de vida o muerte, porque para “Ser” vamos a tener muchas oportunidades. Sufrir porque “se pasó una gran oportunidad” o “dejó pasar su cuarto de hora” asesina la fe a cualquier edad.

Los invito a estar en el momento, construir los cimientos de sus metas con determinación, pero no dejen de disfrutar el viaje porque tienen 30 años y sólo tienen para los pasajes del transporte público. El momento clave va a llegar muchas veces en la vida, y en uno de esos se van a subir en el correcto, además estoy seguro, dejarán de pensar en el “ser” para disfrutar el “estar”.

Hoy la fortuna que cargo en mi billetera  es de diez mil pesos, sin embargo hoy “estoy” presente con toda la fe. Así que lo incito a que elija, si este es su momento clave o dejará que se vaya.

Comentarios

comentarios