#Entrevista La voz del cannabis: los creadores de un podcast cannabico de Medellín

#Entrevista La voz del cannabis: los creadores de un podcast cannabico de Medellín

La voz del cannabis: La lucha de Christian y Andrés por seguir sus ideales de vida.

Ilustración por Kevin Muñoz

La construcción de la identidad individual es algo que siempre me ha desvelado (se puede vislumbrar en cada uno de mis escritos), porque considero que representa uno de los grandes problemas que tiene que resolver el ser humano, sobre todo en el mundo contemporáneo.

El ser humano moderno se concibe como un instrumento para los otros. Desde nuestra concepción nos moldean para encajar en un complejo engranaje de un sistema que tiene como finalidad homogeneizar a la especie y así lograr favorecer los intereses de los grandes poderes que dominan cada pieza de este meta-sistema.

Aunque esta premisa se haya debatido hasta el cansancio y nos parezca un discurso trillado y “mamerto”, realmente no somos del todo consientes de las consecuencias que trae consigo este sistema operativo, sobre todo en nuestro libre desarrollo de la personalidad y en nuestra libertad de elegir. 

Dicho lo anterior, la identidad individual se desarrolla a partir de los criterios de terceras personas, es decir, que uno logra estar seguro de si mismo solamente cuando nos ceñimos a las expectativas que tienen los demás sobre nosotros. Si por alguna razón no logramos cumplir esas esperanzas trazadas, podemos experimentar inadaptación social, llegando a generar sentimientos de aislamiento y resentimiento social. A su vez somos obligados a adentrarnos a las conductas sociales preestablecidas. 

Al retornar a esas doctrinas impuestas, inmediatamente nos sentiremos más seguros, pero esto lo único que promoverá es un silencio paulatino de nuestra personalidad. El sistema sabe perfectamente estas ansias que tiene el humano moderno por poder construir nuestros propios criterios, es por eso que nos obnubila a través del “bienestar” económico que profesa. Ya se nos hace normal encontrar personas en modo automático, que aparentan estar felices por la vida que emulan, además creen sentirse realizados por tener un alto sustento económico, pero en el fondo sienten una tremenda infelicidad y desesperación por no poseer la fuerza necesaria para llegar a ser coherentes con sus pensamientos internos.   

A sí como yo trato de luchar para encontrarme a mí mismo (creo que esa lucha siempre va a perdurar en nuestras vidas; la vida es dinámica y por ende nos encontramos en constante cambio) y tener criterios propios al momento de elegir lo que quiero ser y hacer en la vida, también existen otras personas que tienen ese mismo propósito, y unas de estas infinidades de personas son el dúo paisa Christian y Andrés, los cuales son la piedra angular del Podcast “La Voz del Cánnabis”: el programa que eleva tu mente sin que sean las 4:20.

Para ejemplificar el tema del derecho a la libertad de elegir y del desarrollo individual de nuestra personalidad, hablé larga y tendidamente con los locutores del programa la Voz del Cannabis. Estos nos contaran de manera muy amena todo el proceso que tuvieron que vivir para ir construyendo su sueño de vida y las luchas que tienen que disputar continuamente para romper con los estigmas de algunas personas en torno a la planta sagrada, entre otros datos interesantes. Sin más dilatación, aquí les dejo la conversación.

¿Cómo fue el primer contacto con la Marihuana? ¿Qué los motivo a auto-cultivar?  Y ¿Cómo fue el proceso para la consolidación del Podcast?

Christian: yo soy ingeniero mecánico, graduado de Universidad pública y llevo 6 años ejerciendo la carrera. Soy amante de la planta del cánnabis, parce… desde que estaba en la mitad de mi carrera universitaria, eso fue amor a primera experiencia. Yo arranque consumiendo el cannabis en las plazas de vicio (así llaman a los expendios de drogas en Medellín). Iba y compraba los porros armados o compraba la bolsita, y así me la pase durante todo el trascurso de mi carrera.

Un día cualquiera, llegue a comprar mi bolsita de marihuana donde mi dealer de siempre y cuando la destapé me encontré con un pedazo de plástico, como de una llanta, entonces a raíz de ahí, empecé a reflexionar sobre lo que estaba comprando en la calle: ¿Qué es lo que realmente me estoy fumando? ¿Me estarán vendiendo weed de calidad o no?, ese tipo de cuestionamientos. A partir de esa experiencia, se me empezó a meter el germencito, por así decirlo, de que tenia que dejar de comprar y buscar otras alternativas.

¡Andrés!, sí queres contanos tu historia para que hagamos la conexión en el momento que nos reunimos para iniciar el auto-cultivo juntos. 

Andrés: Yo soy abogado y especialista en derecho laboral y seguridad social, me gradué en el año 2014 y actualmente ejerzo mi profesión. Por otro lado, mi historia con la Marihuana fue de la siguiente manera: por allá en el año 2005, yo vivía con mi papá y mi hermano en una casa que tenía una muy buena terraza, y ahí teníamos unas cuantas planticas en macetas.

Muy frecuentemente nos visitaba un tío para darnos semillas de marihuana, con el fin de que empezáramos a cultivar, pero nosotros no estábamos muy seguros. En una noche, mi tío llega a la casa y empieza a depositar algunas semillas en unas macetas que estaban disponibles en la terraza. Era una época de lluvia aquí en Medellín y eso favoreció a que la planta germinara rápidamente. En el momento en que veo que la plantas están floreciendo, me empiezo a enpelicular… comencé a aprender demasiado de las plantas.

Recuerdo una vez que estaba en una clase en el colegio y estaba moleste y moleste en clase. Ese día tenia una tarea sobre expresión oral y yo no había estudiando nada, entonces la profesora me dice:

¡Andrés, usted que esta hablando tanto, salga al tablero y recite su oratoria!

Marica, yo no sabía de qué hablar, pero en ese preciso instante pensé en hablar de cómo cultivar marihuana. Entonces empecé exponer sobre eso y me desenvolví muy bien. Les expliqué cómo era el tema del cultivo, cómo se germinaba, mejor dicho, generalidades como tal. La profesora se quedo asombrada de la fluidez verbal que estaba teniendo, hasta me empezó a preguntar cosas referentes al consumo, que ella no sabía.

Terminé de exponer y la profesora me felicito. Además, fui el mejor expositor de la clase y el que obtuviera ese primer puesto, le tocaba exponer al frente de todo el colegio, pero la profesora no me permitió hacerlo porque ese tipo de temas todavía son muy tabús y sobre todo en una escuela. A raíz de eso, comencé a crecer con el estigma del marihuanero

El tiempo trascurrió y yo me desatendí del mundo de cannabis, pero seguía cultivando otra especie de plantas en la casa. Ya en el año 2015 me topo con Christian y es aquí donde todo empieza a coger sentido

C: En el 2015 ya había comenzado a trabajar. Un día estaba en la ruta empresarial camino al trabajo y vi un letrero de un Grow Shop (tienda de artículos relacionados al cultivo de cannabis), eso me pareció muy curioso, y de una lo relacione con Andrés, porque yo toda la vida he convivido con él y sabía de su interés por las plantas. Entonces, inmediatamente en Google busqué el nombre de ese Grow Shop y empecé a ver el catalogo; vendían semillas, sustratos, papeles súper elegantes para fumar, en fin, de todo. Ese mismo día le hable a Andrés y le dije que teníamos que ir a esa tienda a averiguar y de paso a comprar lo que fuera.

Empezamos entonces con el auto-cultivo los dos juntos, obviamente al principio teníamos nuestros errores porque antes utilizábamos técnicas muy artesanales para cultivar y ya hoy en día pues hay unas técnicas mucho más avanzadas. Nosotros hemos sido testigos del crecimiento tan grande que ha tenido el auto-cultivo acá en Medellín y en Colombia. 

Con respecto a la pregunta del Podcast, una vez que nosotros dos nos empezamos a meter de lleno en el tema del auto-cultivo, adquirimos mucha información empírica relevante, y veíamos que mucha gente no estaba aprovechando la información que había en redes, sobre todo en el ámbito del cultivo, entonces pensamos en crear un Podcast, para difundir de manera más coherente toda esa información.

https://www.instagram.com/p/CCq1psiMv2J/

Nos pusimos a investigar todo lo que conlleva crear un Podcast; los tipos de micrófonos, cuáles eran las plataformas para montar el contenido, cómo plantear de manera adecuada un podcast, todo eso. Nos dimos cuenta que para vos montar un podcast no necesitas un micrófono de un millón de pesos o una consola de dos millones, vos tranquilamente con un celular podes grabar un audio en Mp3 o podes tranquilamente entrevistar a una persona por Zoom o por Teams, grabar la conversación y simplemente ese audio se va a convertir en tu podcast, así de sencillo.  Vimos esa oportunidad y nos aventamos a ejecutarla. Hicimos reuniones previas para crear el nombre del podcast, para cuadrar la misión y la visión del mismo.

El tema del logo fue una experiencia muy bonita porque la idea la recreamos nosotros. Un día llega Andrés y me dice: parce, el símbolo por excelencia del podcast es un micrófono, ¿Por qué no relacionamos ese símbolo con la marihuana?, coloquemos un cogollo en forma de micrófono. Ay parce, ese fue el boom.  

Actualmente, llevamos 33 capítulos y hemos tenido una gran acogida por parte del publico.

Link del Podcast:

Medellín en estos momentos es el referente más importante de la cultura cannabica en Colombia, tanto así que tienen una feria internacional que se celebra a finales de noviembre, Expomedeweed. ¿Por qué la cultura cannabica en Medellín es tan masiva y en ciudades como Cali todavía estamos tan vírgenes?

A: Sin entrar en teorías jurídicas ni tampoco en temas sociológicos, yo veo que en Medellín la política de drogas es un poco más flexible que en otras ciudades. En Cali si la policía te llega a coger con un porro, te joden más a comparación con Medellín.

Algo que es importante aclarar, es que las leyes no se hacen de un día para otro, éstas tienen unos debates previos, que anteceden discusiones de iniciativas, de ideas, de un montón de cosas… cuando vos estas cerca de esas iniciativas, cuando vos estas cerca de esas proyecciones de ley y, además, te adelantas al esquema del negocio, podes empezar a tener una ventaja considerable frente a los demás competidores. 

En el 2015, se estaba proponiendo la ley 1787 (es la ley que promueve el cannabis medicinal). Los paisas que estaban pendientes a esas nuevas leyes, aprovecharon esos cambios legales, para invertir económicamente en los Grow Shops. De ahí en adelante se veían Grow Shops por todos lados; el acceso a semillas se volvió más breve, al igual que el acceso a toda clase de productos de marihuana (esa es mi teoría personal). A partir de eso, la gente relacionada con este mundo, empezó a unirse para sacar esos emprendimientos a flote. Aunque existen algunas facciones de cultivadores o de grupos cannabicos que se llevan mal entre ellos, eso no es un impedimento para que se unan por alguna causa común. De hecho, cuando hay una coyuntura social, los grupos que se llevan mal, se juntan para hacer algo bueno para la sociedad. Además, la información aquí en Medallo no se guarda, sino que se trasmite y las personas que necesiten de una orientación siempre se les colabora de la mejor manera posible.

En cambio, en Cali la vuelta es diferente. Yo tengo dos pareceros que son influenciadores allá en la Sucursal, uno es Sebastián de “Cultura Kush” y el otro es Luis de “Tricoma”. Ellos me decían que en Cali había mucha desunión, la gente es cada uno por su parche y no se mosquean por el tema del cultivo, porque como Cali esta tan cerca del Cauca, la bareta les llega de muy buena calidad y muy barata, entonces por eso las personas no se preocupan tanto por estar cultivando.

¿Qué piensan de la legalización del cannabis? ¿Creen qué hay algún factor negativo si se llegara a legalizar?

A: yo considero que tiene sus aspectos positivos y tiene sus aspectos negativos. Pero en ultimas eso va a pasar a ser un negocio más. De pronto se puede llegar a perder la esencia, porque…  dígame usted ¿Quién cultiva tabaco para hacer sus propios cigarrillos?, son muy pocos. Nosotros los seres humanos tendemos a tener costumbres y a utilizar las herramientas que tenemos a nuestro alrededor para hacer nuestra vida muchísimo más llevadera.

Las personas como nosotros que van a seguir cultivando sin importar cualquier circunstancia, van a ser tildadas como los “prehistóricos” y poco a poco esa practica se ira desvaneciendo, porque si ya encontrás una persona que haga todo ese proceso por ti; te vas a dejar de preocupar por las plagas, por la polinización, el abono, el riego, la germinación y, además, te llega directamente a tus manos.

La ilegalidad va a seguir existiendo, porque como es una sustancia para mayores de edad, va a tener restricciones para su consumo. Entonces los pelados que quieran conseguirla tienen que dirigirse a las plazas de vicio o van a re-comprar a las personas que tienen la posibilidad de conseguirla en los dispensarios legales. Por otro lado, el narcotráfico se dispararía aún más, va a pasar lo mismo que ocurrió con el alcohol:  la gente va a dejar de fabricarlo para poderlo conseguir con un tercero, aunque sea un poco más costoso; el valor agregado de no tener que hacer todo ese trabajo y toda esa dispendiosa labor de cultivar.

Nosotros somos muy allegados a la planta, la vemos desde un punto de vista muy espiritual, pero la mayoría de gente solo cultiva por una necesidad recreativa y nada más. Para mi la planta me proporciona tranquilidad mental, paz espiritual, una conexión con la vida misma. Es importante aclarar que consumir la yerba de forma recreativa no es que sea algo malo, simplemente nosotros la vemos de otra manera.

Pero a modo de conclusión y a pesar de los factores negativos que produce la legalización, nosotros sí estamos a favor de ella, porque eso producirá una mayor recaudación de impuestos para la nación y lo más importante, la ciencia tendrá mayor accesibilidad a experimentar a profundidad las cualidades medicinales que tiene la plata y así ayudar a combatir y prevenir distintas enfermedades. 

Sin descripción disponible.

(Foto por Juliana Gallego)

Imitando el estilo de preguntas que tienen en su podcast… les voy a hacer una pregunta de reina –como dicen ustedes– ¿Cómo se ven de aquí a 5 años?

C: yo me veo dentro de 5 años, viviendo de “La Voz del Cannabis”. Mi sueño es vivir de esto. Yo ya sé cual es mi plan de vida de acá en adelante. 5 años me parece un muy buen plazo para consolidar un patrimonio que vengo construyendo desde que me gradué de la Universidad y así poder dedicarme a lo que de verdad me apasiona.

Pienso que es muy importante tratar de no cargar con arrepentimientos de cualquier índole cuando lleguemos a la vejez; arrepintiéndonos por lo que no hicimos o por las decisiones que no tomamos.

Para redondearte la idea, en el caso puntual de la marihuana, sí a vos te gusta el cannabis y pensás que no podes vivir una vida feliz sino esta la planta en tu vida, entonces busca la forma de dedicarte a eso. De hecho, hay muchas opciones, porque la cadena de valor de la planta es muy amplia y eso permite que haya mucha oportunidad laboral y de emprendimiento para muchas personas.

A: Yo me desenvuelvo en la rama judicial, siempre he querido ser juez o magistrado. Mi sueño de aquí a 5 años es ejercer cualquiera de esas dos funciones, pero, sin descuidar el Cannabis. En resumen, mi vida gira entorno al cannabis y yo ejerzo el derecho por mi pasión por la legalidad.

Además, en un futuro me gustaría poder viajar a diferentes partes del mundo para dictar charlas cannabicas o algo por el estilo. 

Cuentas de Instagram de los participantes:

Comentarios

comentarios

Leave a Reply