Jugando en cuarentena: Uncharted (2) El Reino de los Ladrones.

Jugando en cuarentena: Uncharted (2) El Reino de los Ladrones.

Jugando en cuarentena: Uncharted (2) El Reino de los Ladrones.

Son pocos los casos en los que la segunda parte de una producción supera a la primera. Y fueron tantos los errores que Uncharted supo corregir de sus orígenes para aparecer dos años más tarde y lucirse con lo que, en mi opinión, ha sido uno de los mejores juegos de acción lanzados en Playstation.

Uncharted: El Reino de los Ladrones es la prueba irrefutable de una buena planeación y un buen diseño, aplicados a una saga que necesitaba reivindicarse a través de una secuela que me dejó más que satisfecho. En esta ocasión, la misión de Nathan y su equipo es encontrar una flota perdida del legendario Marco Polo.

Todos los esquemas de juego que conllevan al cumplimiento de dicho objetivo están tan bien optimizados que a diferencia del título anterior, la innovación en los aspectos técnicos es evidente. No solo estoy hablando de un juego mucho más armónico, sino de una valiosa sincronía entre ritmo, historia y jugabilidad.

Empecemos:

Lo bueno

  • El primer escenario del juego es de entrada prometedor. Controlamos a un Nathan herido, colgando de los vagones de un tren a punto de desprenderse de un acantilado. Narrativamente es un inicio con un gran acierto, porque además de la presión y la aparente descontextualización, la historia engancha desde el comienzo utilizando diferentes flashbacks y flashforwards, generando un interés directo sobre la razón y el desenlace de los acontecimientos.
  • El ritmo de la historia es impecable. Hay un equilibrio fascinante entre los momentos pasivos y los momentos activos. El juego sabe en qué partes debe generar calma y sabe cuando debe desatar el caos, haciendo funcionar la historia como una orquesta en conjunto. No hay fragmentos que se sientan o muy largos o muy cortos, puesto que todo está muy bien sincronizado.
  • El diseño de los niveles es muchísimo más amplio a diferencia del primer título. Esto genera una navegación más dinámica y menos vertical, flexibilizando la exploración y permitiendo más libertad de movimiento.
  • Hay muchísima variedad en las locaciones donde se desarrolla la historia. Además de hacer más dinámico el gameplay, aporta variabilidad visual. Es posible disfrutar y explorar partes de Turquía, las montañas nevadas de Nepal o las altas cumbres de El Tíbet, agregando diferentes interacciones con el entorno a través de una jugabilidad más orgánica y entretenida.
  • Pero quizás la mejor optimización de esta segunda entrega, a mi parecer, es poder tener alternativas para despejar las zonas. Esta vez existe la posibilidad de analizar los patrones de los enemigos para aplicar una esquema de juego sigiloso.

Lo malo

No tengo alguna queja sobre este título. Ha sido uno de los juegos que más he disfrutado desde el inicio hasta su final. Y mientras lo jugaba, no podía dejar de pensar en el progreso técnico alcanzado en tan solo dos años de diferencia. Si tienes PlayStation o piensas adquirir uno, este es uno de los exclusivos más disfrutables con el que debes cruzarte en el camino.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply