Martes: ¿Imposible o Imperdible?

Martes: ¿Imposible o Imperdible?

Existen historias aterradoras sobre los viernes, especialmente si es un día 13; los lunes son aburridores y depresivos así que ni lo menciono; los miércoles están en medio y no cuentan, son días fantasmas; los jueves son el principio del fin de semana; viernes y sábado mas fin de semana; domingo aburrido; No tengo otra opción, el único día que queda por descubrir es el Martes.

A decir verdad, al estar muy lejos del fin de semana y tan cerca de los días aburridos dude un poco en encontrarle un motivo especial, está en esa honda de baja frecuencia y anarquía del lunes y el miércoles, pero para efectos prácticos personalmente resulta el día mas productivo de la semana.

El martes es un día que pocas veces nota uno hasta que se necesita, ya sea por un partido de Champions League; por los cuartos de final de un Grand Slam; una definición de los play-off de la NBA; ¡y no falta el descarado que lo necesita para ver el noticiero del senado!, en fin, tiene la particularidad de no ser un día molesto, no da tanto guayabo sentimental como el lunes y no genera tanta ansiedad como un miércoles.

Y ese es el motivo de la productividad, son condiciones especiales que ciertamente no se repiten otro día, es esa extraña mezcla de ingredientes de la que, si yo fuera testigo de jehová (o alguna de sus ramas), diría que fueron creadas especialmente por Dios  para hacer rendir mejor.

No me gusta la rutina y el martes ofrece muy buenas posibilidades de evadirla, los miércoles son de mitad de precio en el cine así que esta lleno, si voy un martes casi siempre está vacío, como mencione antes es común que pueda haber algún deporte, otras veces puede ir uno a ver una obra de teatro, y puede uno disfrutar a plenitud los centros comerciales especialmente si uno hace parte de la comunidad que no le gusta el bullicio ni las multitudes.

La última buena cosa que me pasó un martes fue que conocí a una chica bastante divertida, pasa que a veces uno piensa en voz alta y sucede lo que se piensa, terminaba una discusión con alguien que quiero mucho y para evitar un ofusque mayor decidí salir a caminar al parque, por esas cosas de la vida iba yo diciéndome a mi mismo: ¡Mi mismo, debes salir un poco más para variar tus conocidos y que no pase lo mismo!

Para no alargarles el cuento, a mitad de camino me encontré con un amigo, me contó un par de historias que le sucedieron mientras estuvo fuera de la ciudad y en eso me presento a la amiga, siempre es bueno conocer personas diferentes, lejos de los problemas que existen cuando uno ya lleva mucho tiempo en el mismo circulo, la naturalidad y espontaneidad de una nueva amistad hicieron de ese martes un día imperdible, además conseguí un par de planes mas pero no me corresponde hablar de eso todavía, el martes es el día elegido por mí para ser un día sensacional, depende de cada uno de ustedes elegir el suyo, nunca olviden que a pesar de eso, toda la semana puede ser maravillosa; solo échenle ganas.

Comentarios

comentarios