Metallica

Metallica

En sus días de Garaje, Metallica, nunca llegó a imaginar ganar nueve premios Grammy, vender más de 100 millones de discos –varios de los cuales han sido número uno en la Billboard– tampoco imaginaron entrar al Rock And Roll Hall of Fame o ser íconos para la cadena de videos MTV. Su sonido y su estética han logrado lo que ninguna otra banda “underground” ha conseguido: millones de fieles seguidores alrededor del mundo que compran sus discos y descargan sus canciones, tanto legal como ilegalmente, asistencia masiva a sus conciertos, vigencia en la industria y lo más sagrado, larga vida para su música. Porque Metallica es como un arte milenario que pasa cautivando de generación en generación.

Hacia 1980 nace Metallica en Los Angeles (U.S.A), como la antítesis de la música que estaba de moda por aquellos días. La banda irrumpe en la escena angelina con un sonido fuerte, alejado de las tonadas melódicas y de la estética femenina de los grupos de la época. Esa característica les dio méritos para ser fichados y grabar su primer disco: Kill ‘Em All (1983). Con este álbum, Lars Ulrich (Batería), James Hetfield (Voz y Guitarra)  Kirk Hammet (Guitarra líder) y Cliff Burton (Bajo) comenzarían una carrera artística de orgullo, pasión y gloria, con algunos momentos de tragedia, polémica y dificultades.

Después de la publicación de sus discos Ride The Lightning (1984) y Master of Puppets (1986), encararían la muerte de su bajista Cliff Burton. Para ese momento la fama del grupo ya era reconocida en todos los Estados Unidos y fue una pérdida notoria para la banda y la música en general. El nuevo bajista sería Jason Newsted quien estaría con el grupo durante 15 años hasta ser reemplazado por el actual bajista Robert Trujillo.

Su gloria comenzaría con el disco …And Justice For All (1989) y se consolidaría con Metallica (1991), más conocido como el álbum negro. Este tiempo seria una dicotomía para la banda pues sus más acérrimos fans de los primeros años no veían con buenos ojos el éxito comercial de la banda, pero a su vez cautivaban nuevo público a nivel mundial.

Después de varios álbumes alejados de su sonido inicial, de varias polémicas y pleitos internos que casi llevan a la disolución de la banda, volvieron en el 2008 a retomar la senda con el álbum Death Magnetic que los ha puesto a sonar de nuevo como el dios del Rock manda.

Metallica visita nuestro país por segunda vez (la primera fue en 1999) y aunque muchos digan que no son lo mismo de antes y que por eso no van a ir, allá ellos que viven en el pasado, porque hay que ver como en el presente llenan estadios.

¡Long Live to Metallica!.

Comentarios

comentarios