Comisión de Acusaciones de Cámara ignora denuncia contra el fiscal Francisco Barbosa

La Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara se hizo la desentendida con una denuncia presentada por un abogado contra el fiscal Francisco Barbosa y la vicefiscal Martha Mancera, por actuaciones cometidas mientras estuvo encargada de la Fiscalía General.

La historia es la siguiente: En agosto del año pasado, el fiscal general Francisco Barbosa recibió por correo electrónico una denuncia contra su esposa Walfa Téllez.

La denuncia indicaba que la Fundación Ríos Sostenibles, dirigida por la esposa del fiscal, había recibido un contrato de 190 millones de pesos de la Plata de Tratamiento Salitre Canoas, y que unos meses antes esa planta había sido auditada por la misma esposa del fiscal, la doctora Walfa Téllez, cuando ella era contralora delegada para el medio ambiente.

Como se cae de su peso, el fiscal no puede investigar con independencia a su esposa. Lo mismo puede decirse de sus subalternos.

En esa situación, el fiscal general actuando legalmente debería manifestar su impedimento y pedirle a la Corte Suprema de Justicia que designara un fiscal ad-hoc para que tramitara la denuncia contra su esposa.

En lugar de eso, se esperaron a un viaje al exterior del fiscal Barbosa para que la vicefiscal Martha Mancera, asumiera como fiscal general encargada, tomara el caso y lo entregara por asignación especial al fiscal delegado ante la Corte Javier Fernando Cárdenasel mismo que cumple con la misión de archivar el proceso al señor expresidente Álvaro Uribe.

No tuvieron siquiera en cuenta que la denuncia llegó mientras Barbosa estaba en su cargo, sino que en un golpe de astucia burlaron la inhabilidad poniendo a la vicefiscal a asignar el asunto a un fiscal de confianza.

Ante esta situación, denunciada públicamente por mí, el abogado Augusto Ocampo envió un memorial a la Corte Suprema de Justicia en donde pedía que fueran investigados el fiscal Barbosa y la fiscal encargada Martha Mancera por la posible comisión del delito de prevaricato y daba cuenta, también, de que la denuncia está perdida dentro de la Fiscalía.

Constitucionalmente la institución encargada de procesar al fiscal general es la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes. Por eso, la Corte Suprema envió la denuncia del abogado Ocampo a la Cámara de Representantes.

Sin embargo, hace unos días, el abogado denunciante Augusto Ocampo conoció un documento firmado por el fiscal delegado Javier Fernando Cárdenas en el que en el que remite la denuncia de Ocampo a una fiscal ante el CTI para que investigue la presunta “Destrucción, supresión u ocultamiento de un documento público”.

El fiscal Cárdenas dice en ese documento que la denuncia fue remitida por la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara.

Es decir, la denuncia del abogado contra el fiscal Barbosa y la fiscal encargada Mancera pasó de la Corte Suprema de Justicia a la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara que decidió mandar la papa caliente a la propia Fiscalía.

De esta manera caminan silenciosa e inexorablemente hacia la impunidad total las denuncias contra la esposa del fiscal Walfa Téllez, contra el propio fiscal Francisco Barbosa y contra la fiscal encargada Martha Mancera.