Desde hace siglos, diferentes culturas han interpretado y normalizado identidades de género que no se limitan al binomio hombre-mujer. Aquí te contamos algunos ejemplos.

India

En la India, la cultura jainista reconoce tres géneros: hombre, mujer y tritiya prakriti, que se traduce como “tercer sexo”. Las personas tritiya prakriti pueden identificarse como hombres, mujeres o algo intermedio. A menudo se les asocia con roles espirituales y religiosos, y se les respeta como una parte importante de la comunidad.

Tailandia

En Tailandia, la cultura kathoey reconoce un tercer género que se conoce como kathoey. Las personas kathoey son a menudo mujeres transgénero, pero también pueden ser hombres transgénero, hombres o mujeres no binarias. Las kathoey son aceptadas y respetadas en la sociedad tailandesa, y a menudo ocupan roles importantes en la economía y la cultura.

Hawaí

En la cultura hawaiana tradicional, se reconocía un tercer género conocido como māhū. Los māhū eran personas que combinaban características masculinas y femeninas, y a menudo se les asignaban roles espirituales y sociales especiales. Los māhū eran respetados y valorados por su singularidad, y a menudo desempeñaban un papel importante en la comunidad.

Māhū y Fa’afafine son términos utilizados para describir identidades de género no binarias que se encuentran en las culturas polinesias. Aunque estrechamente relacionadas, presentan algunas diferencias:

Māhū

  • Origen: Polinesia central (Hawái, Rapa Nui, Tahití)
  • Significado: “en medio” o “intermedio”
  • Identificación: Personas asignadas al nacer como hombres que se identifican y expresan con roles y características típicamente asociadas a lo femenino y/o lo masculino.
  • Roles tradicionales: Creadores culturales, artistas, maestros espiritual
  • Māhū person in traditional Polynesian clothing

Fa’afafine

  • Origen: Samoa
  • Significado: “a la manera de una mujer”
  • Identificación: Personas asignadas al nacer como hombres que se identifican y expresan con roles y características típicamente asociadas a lo femenino.
  • Roles tradicionales: Cuidadores, artesanos, maestros, líderes ceremoniales.
  • Fa’afafine person in traditional Samoan clothing

Similitudes

  • Ambas identidades se sitúan fuera del binarismo hombre-mujer.
  • Son respetadas y valoradas por sus comunidades.
  • Se consideran portadores de dones especiales y espiritualidad.
  • Contribuyen a la riqueza y diversidad cultural.

Diferencias

  • Origen: Māhū es un término más amplio que abarca diferentes culturas polinesias, mientras que Fa’afafine es específico de Samoa.
  • Identificación: Māhū puede ser más flexible en cuanto a la expresión de género, mientras que Fa’afafine a menudo se asocia más estrechamente con la feminidad.
  • Roles tradicionales: Los roles tradicionales de Māhū y Fa’afafine varían ligeramente entre las culturas.

Importancia

Las identidades Māhū y Fa’afafine son importantes porque demuestran que la diversidad de género no es un fenómeno occidental moderno. Han existido durante siglos en las culturas polinesias y son una parte integral de su historia y tradiciones.

América Central y del Sur

En muchas culturas indígenas de América Central y del Sur, se reconocen identidades de género no binarias. Por ejemplo en la cultura Zapoteca del sur de México, específicamente en la región del Istmo de Tehuantepec, existen las identidades de género Muxe y Nguiu. Estas identidades se sitúan por fuera del binarismo hombre-mujer y forman parte integral de la cultura y sociedad Zapoteca desde tiempos prehispánicos.

Muxe se refiere a personas asignadas al nacer como hombres pero que se identifican y expresan con roles y características típicamente asociadas a lo femenino. Los muxe a menudo son identificados desde su infancia y desempeñan roles importantes en la familia y la comunidad, como:

  • Cuidadores de niños y ancianos
  • Artesanos y artistas
  • Curanderos tradicionales
  • Líderes ceremoniales
  • Muxe people in traditional Zapotec clothing

Nguiu se refiere a personas asignadas al nacer como mujeres pero que se identifican y expresan con roles y características típicamente asociadas a lo masculino. Las nguiu también desempeñan roles importantes en la comunidad, como:

  • Agricultoras
  • Comerciantes
  • Médicas tradicionales
  • Líderes políticas

Muxe y Nguiu son respetados y valorados por la comunidad Zapoteca y se consideran portadores de dones y espiritualidad especiales. Son vistos como puente entre el mundo femenino y masculino, y su existencia contribuye a la riqueza y diversidad de la cultura Zapoteca.

Es importante destacar que la identidad Muxe y Nguiu es específica de la cultura Zapoteca y no debe ser generalizada a otras culturas o grupos indígenas.

Two-Spirit (Dos Espíritus) es un término paraguas moderno utilizado por algunos pueblos indígenas de Norteamérica para describir su identidad espiritual, sexual y/o de género. Abarca una amplia gama de experiencias y expresiones, que incluyen:

  • Personas no binarias que no se identifican como exclusivamente hombres o mujeres.
  • Personas género-fluidas cuya identidad de género cambia con el tiempo.
  • Personas intersexuales que nacen con características sexuales biológicas que no se ajustan a las definiciones típicas de hombre o mujer.
  • Personas que ocupan un papel de tercer género dentro de sus comunidades tribales tradicionales.

El concepto de Two-Spirit ha estado presente en muchas culturas nativas americanas durante siglos. Los Two-Spirit tradicionales a menudo ocupaban roles respetados como maestros, sanadores, diplomáticos y líderes espirituales. Se les veía como puentes entre el mundo masculino y el femenino, y personificaban el equilibrio y la armonía.

Sin embargo, con la colonización y la imposición de las normas de género occidentales, las identidades Two-Spirit fueron a menudo reprimidas y marginadas. Muchos individuos Two-Spirit se vieron obligados a conformarse con roles de género binarios y enfrentaron discriminación y persecución.

En las últimas décadas, ha habido un resurgimiento de la identidad y cultura Two-Spirit. Esto se debe en parte al trabajo de activistas y organizaciones Two-Spirit que reclaman su historia y tradiciones. También hay una creciente conciencia y comprensión de las identidades LGBTQ+ dentro de la sociedad en general, lo que ha ayudado a crear un entorno más tolerante e inclusivo para las personas Two-Spirit.

Hoy en día, las personas Two-Spirit están haciendo importantes contribuciones a sus comunidades en una variedad de campos, que incluyen:

  • Artes y cultura
  • Educación
  • Cuidado de la salud
  • Ley
  • Política
  • Justicia social

También están trabajando para crear espacios más inclusivos para las personas Two-Spirit y educar a otros sobre sus identidades y experiencias únicas.

Burnesha es una identidad de género no binaria que se encuentra en las comunidades indígenas de Nepal. Las burnesha son personas asignadas al nacer como mujeres pero que se identifican y expresan con roles y características típicamente asociadas a lo masculino.

El término burnesha proviene del nepalí y significa “mujer-hombre”. Las burnesha a menudo son identificadas desde su infancia y desempeñan roles importantes en la familia y la comunidad, como:

  • Agricultores
  • Comerciantes
  • Artesanos
  • Líderes políticos

Las burnesha son respetadas y valoradas por las comunidades indígenas de Nepal. Se consideran portadoras de dones especiales y se les asocia con la fertilidad y la prosperidad.

La existencia de las burnesha es una prueba de la diversidad de género que existe en el mundo. Las burnesha son un ejemplo de cómo las personas pueden identificarse y expresarse de maneras que no se ajustan al binarismo hombre-mujer.

Hijra es un término utilizado para describir a las personas que se identifican como hombres trans, mujeres trans, género no binario o de un tercer género en el subcontinente indio. La palabra hijra proviene del sánscrito y significa “eunuco”.

Las hijra tienen una historia y tradición rica y compleja que se remonta a siglos. Se les considera miembros de un tercer género y desempeñan roles importantes en la sociedad india, como la celebración de ceremonias de nacimiento, boda y muerte.

Estos son solo algunos ejemplos de las muchas culturas que han reconocido identidades de género no binarias a lo largo de la historia. Estas identidades demuestran que la diversidad de género es algo natural y que ha sido parte de la humanidad durante siglos.