“El poder estudiantil”

“El poder estudiantil”

Foto: Juan Pablo Rueda Bustamante MARCHAS ESTUDIANTILES

Con incredulidad primero y luego con sorpresa, hemos sido espectadores de un fenómeno social que en Colombia hace rato no lograba generar tanto impacto-al menos mediático- como el movimiento estudiantil que protestó contra la reforma ala Ley 30 de educación superior. Con incredulidad, porque las marchas de estudiantes no habían superado el señalamiento ideológico de izquierda que las ha acompañado en los últimos 60 años y que ha hecho que en la opinión pública no pasen de ser expresiones “de revoltosos, mamertos y desocupados”.

Y con sorpresa, porque han logrado poner en jaque un gobierno que cuenta con un nivel de aprobación superior al80%, evidenciado de esta manera la existencia de un poder estudiantil.

Con esta frase fue que se alentaron muchos de los movimientos estudiantiles que lograron posicionarse a escala global en el siglo XX. En Inglaterra cuando los estudiantes se rebelaron frente a la dependencia jerárquica del maestro, exigieron mayor participación en las decisiones de la Universidad; pero ya desde 1918 en Latinoamérica, específicamente en la Universidad de Córdoba (Argentina) los estudiantes proclamaban el mismo argumento: que estos pudieran ser parte de los órganos que toman decisiones, amparados en el principio fundante de Autonomía Universitaria.

Es de anotar que no sólo la universidades el único escenario de los movimientos estudiantiles; ejemplos hay muchos, desde la reacción de los estudiantes del Japón de la posguerra y que logró minimizar la influencia de los norteamericanos tras la indignante derrota, pasando por los movimientos anticolonialismo del África en los sesentas, hasta los movimientos mexicanos previos a los juegos olímpicos de 1968 que terminaron en una matanza hecha por los militares hacia los manifestantes que se conoce como la Masacre de Tlatenolco. En este caso, el poder de las ideas no logró superar el poder de las balas, sin embargo, en el caso de la guerra de Vietnam, a nivel mundial fueron los estudiantes y los jóvenes quienes sentaron las bases para el fin de aquel conflicto.

En Colombia hay movimiento estudiantil desde 1921 gracias a la influencia de la revolución cordobesa, sin embargo sólo hasta1957 y tras la caída del General Rojas Pinilla con el surgimiento de la Unión Nacional de Estudiantes Universitarios (UNEC), se establece la base de un movimiento de carácter nacional. Ya en la historia reciente el aporte más significativo ha sido el movimiento de la Séptima Papeleta (1990) que surge tras la muerte del candidato presidencial Luis Carlos Galán y que dio origen un año después a una Asamblea Constituyente y a la Constitución sobre la cual estamos sentados en este momento, pese a que Uribe casi la tumba. Si usted ha hecho uso de la tutela o piensa hacerlo, usted tiene que agradecerle algo al poder estudiantil colombiano de los años 90.

El poder de los estudiantes surge de la mezcla de sueños y argumentos, y hoy gracias a las tecnologías de información son más eficaces en convocar adeptos. Quizás,nos estemos acercando a una nueva versión del Mayo del 68. Quizás la humanidad no ha perdido la capacidad de soñar nuevos mundos.

Comentarios

comentarios