Animales domésticos: desinformación e intolerancia

Animales domésticos: desinformación e intolerancia

Foto: Lina Botero

Una razón para NO tener animales de compañía es precisamente querer-los, lo que muchas veces se traduce en querer tener-los. Yo comprendí esa diferencia cuando después de tener cinco gatos hace más de dos años, decidimos dejar que Copito, un esponjoso peludo que se asemejaba bastante a un pedacito de algodón con ojos azules, partiera rumbo a un nuevo hogar. Lo queríamos tanto que quisimos darle un hogar solo para él, un hogar lleno de cariño que no iba a tener que compartirse entre cinco.

Y es que hablar de Tenencia Responsable de Animales de Compañía es hablar de una postura ética y comprometida hacia los animales que acompañamos y que a su vez, acompañan la vivencia de los seres humanos. Los perros y los gatos son los únicos animales que deben ser catalogados como tales, dado que dependen por completo de nuestro cuidado para su supervivencia.

Si bien muchas veces tratamos a nuestros animales de la mejor manera, hay que decir que no es esa la realidad de gran parte de los animales que habitan hoy nuestras ciudades. De hecho, hoy día basta con salir de casa para encontrarse con animales que han sido abandonados, que se han perdido o que en el peor de los casos han nacido en la calle.

Lo peor del asunto es que muchos de aquellos perros y gatos que deambulan libremente sí tienen dueño, uno desinformado y por ende, irresponsable. ¿Saben las personas que además de proporcionarles agua limpia y comida fresca a sus animales, deben también proveerlos de un lugar de descanso seguro y cómodo?

O ¿saben tal vez que las vacunas y el tratamiento preventivo de enfermedades, así como los paseos y la socialización con otros perros o gatos, son importantes para su conducta y hasta para la salud de las mismas personas?

O ¿cuántas personas sabrán que la identificación de perros ante en centro de Zoonosis es obligatoria; que los collares deben medir máximo metro y medio y que no pueden ser de material elástico ni expandible; que los perros de razas especiales deben ser sacados con bozal y sólo pueden tener a su cargo mayores de edad; que la multa por no recoger el excremento de su animal de compañía es de tres SMLV; o que por ejemplo el DAGMA puede sancionar a aquellos dueños que permitan que sus animales hagan ruido excesivo?

No cabe duda que estamos frente a un grave problema de desinformación; pero más allá de esto, se trata de superar intereses personales y tomar conciencia frente a la tenencia de animales; se trata sin duda de un problema de todos.

Lo triste es, que hasta que nuestro amor desinformado y la intolerancia de nuestros habitantes no sea superada por el compromiso frente a vidas que no valen menos que la nuestra, los casos de maltrato y abandono seguirán abundando, los animales sufriendo y nosotros defendiéndolos.

Comentarios

comentarios