Cinco consejos para elegir una profesión

Cinco consejos para elegir una profesión

5concejos

Por Redacción El Clavo
@RevistaElClavo

Oscar García es un joven Publicista egresado de la Universidad Santiago de Cali, profesión que eligió, según él, por pura pasión. Cuando era pequeño jugaba a ser creativo y se sabía casi todos los comerciales que pasaban por la televisión. Nunca quiso ser bombero o policía, ya que supo desde siempre que su talento radicaba en crear. “Yo elegí mi carrera sencillamente porque identifiqué cuáles eran mis fortalezas; nunca me vi haciendo otra cosa”, afirma Óscar.

Sin embargo, el caso de Óscar es uno de los pocos que existen de jóvenes que tuvieron claro qué querían para sus vidas, debido a que en esa edad el grado de indecisión es alto. Como en los colegios poco se orienta acerca de los verdaderos potenciales del estudiante, muchos de ellos salen al mundo de la educación superior con varias dudas sobre qué carrera es la que va acorde a sus gustos, necesidades y talentos. Según informes recientes de la Asociación Colombiana de Universidades, las profesiones  tradicionales son las que tienen más demanda y cobertura en el país, entre las que se destacan Medicina, Administración de Empresas y algunas Ingenierías.

Esto significa que muchos estudian lo que está de moda, genera más ingresos o que es de más fácil colocación laboral. Preguntas clave Según los orientadores, estas son las preguntas que debemos hacernos antes de dar el primer paso: ¿Para qué soy bueno? ¿Soy consciente que mis competencias son útiles en un campo específico? ¿Mi decisión está determinada por gustos o por presión familiar y social? De esta manera trazaremos una ruta acertada a nuestro proyecto de vida.

5 Consejos para elegir una carrera

1. Evitemos estudiar una carrera sólo porque es la más popular o porque es la opción que escoge la mayoría de personas. Esta decisión es netamente personal, donde se debe analizar nuestras fortalezas y debilidades, para así sacar una conclusión sobre en qué somos buenos.

2. Escuchemos las opiniones de personas egresadas de aquellas carreras que más nos llaman la atención, de esta manera tendremos una visión más amplia de cada profesión: el grado de dificultad, los temas que se enseñan, los campos de acción y de desempeño laboral.

3. Evitemos centrarnos en la selección de una carrera únicamente por su costo en la matrícula y en los demás gastos que ella pueda generar (materiales, desplazamientos, fotocopias, etc.). Este punto que nos toca el bolsillo es importante, pero analicemos que tanto podemos solventarlo con ayudas financieras. Es importante que hagamos un plan económico para nuestra carrera, cuando hayamos elegido a conciencia un plan de estudios, las ganas de aprender nos ayudarán a buscar los recursos para ello.

4. Analicemos y evaluemos con calma todas las posibilidades y no nos desboquemos por una decisión apresurada. No nos dejemos influenciar por las presiones familiares o sociales ya que ellas nos llevan a incurrir en unas pésimas escogencias que al final tenemos que soportar nosotros. ¡Ojo! Lo que está en juego no es cualquier cosa, es nuestro proyecto de vida.

5. Investiguemos hasta más no poder. Si estamos aún en el colegio, preguntemos con las personas encargadas de vocación profesional. Si no las tenemos, busquemos ayuda en diferentes universidades que ofrezcan dicho servicio.

Comentarios

comentarios