#Cine: Uno de los mejores acompañantes en nuestras tusas

#Cine: Uno de los mejores acompañantes en nuestras tusas

cine

El cine, uno de los mejores acompañantes en nuestras tusas

Todo dolor pasa de la realidad a la ficción

“Llega el fin de una relación, te sientes totalmente destrozado o destrozada. Tus ánimos están por el piso. Haces una playlist de música sad que pones mientras te bañas, o cuando vas en el bus mirando por la ventana con ese sentimiento de nostalgia. Te topas con cosas que te recuerdan a él o ella, el mundo parece estar rodeado del rastro de aquella persona que antes te suscitaba alegría. Ahora eso es reemplazado por una melancolía que te resulta muy amarga. Estás en Netflix, mirando las recomendaciones, y por casualidad se cruza una de esas películas que escuchaste en boca de alguien diciendo que le fue de gran ayuda. ¿Será cierto? La única forma de comprobarlo es observando la película, a la final acabas llorando o suspirando con desconsuelo, pero te sientes un poco más liviano.” Me dice Camila por el WhatsApp.

He pasado por rupturas amorosas y tengo amigos que han vivido está experiencia, las mujeres se han abierto más a hablar sobre esto porque no temen ser señaladas como sensibles, y me han dicho que irónicamente, las películas “románticas” son un alivio durante esta etapa.

Recomendados

Lo intenté, y algunas de las películas que me ayudaron en mi amarga tusa, fueron: 500 days of Summer, película que precisamente habla de superar una relación, de hecho, es una comedia sutil y divertida. The notebook, una historia que habla de la perseverancia en el amor, sentimos que todo apesta después de una ruptura, pero esta película en cierta forma te dice que, a pesar de ser doloroso, amar sigue siendo bello. 10 things I hate about you, es una adaptación moderna de una obra de Shakespeare llamada La fierecilla domada, particularmente por esta razón esta fue una de mis preferidas. As good as it gets, es una hilarante comedia, que tiene la particularidad de estar protagonizada por un neurótico escritor que detesta a las personas. Y, por último, The dreamers, un drama romántico que deja mucho de qué hablar después de verlo.

Haces una maratón de películas, compras montones de comida, te dejas fundir en la cama o en el sofá. Todo esto termina siendo algo terapéutico. En la sociedad moderna el cine es una de nuestras formas de catarsis, tenemos acceso a una de las formas del arte con tan solo dar un clic, sin necesidad de salir de casa y tener que mostrarle al mundo que estás entusado. Está bien llorar, está bien ver películas románticas y comerciales, está bien atragantarte con comida, son nuestras formas contemporáneas de pasar una ruptura.

 

 

Escrito por: David Carmona.

 

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply