#Columna: COMO DICE DOÑA MARY “UNA SEÑORA QUE USTED NO CONOCE!!!!”

#Columna: COMO DICE DOÑA MARY “UNA SEÑORA QUE USTED NO CONOCE!!!!”

 

como dice doña maryCOMO DICE DOÑA MARY

“UNA SEÑORA QUE USTED NO CONOCE!!!!”

 – ¿Mamí para dónde vas?

– Donde una señora que usted no conoce!!!

– ¿Mami con quien hablabas por teléfono?

– Con una señora que usted no conoce!!!

– ¿Mami quién te dio esto?

– Una señora que usted no conoce!!!

Aunque muchos lectores de esta pretensiosa columna, no lo puedan creer, me llevó varios años encontrarles el tono de sarcasmo a estas amables frases, y entender que cuando Doña Mary me decía estas arengas motivacionales, simplemente no me quería contar algo. Pero como todo con esta señora tenía un sentido o un propósito, ahora entiendo la importancia de no andarle diciendo los planes a quienes no aportan nada a la operación de la empresa, o a la vida personal, o simplemente a aquellas personas que no les importamos o también, que no nos importan.

Confidencialidad

Existe un concepto supremamente importante que la gente asocia con las películas de espionaje, pero que es extraordinariamente cotidiano y que un emprendedor debe tener  cubierto: La información confidencial, los datos de producción de sus bienes, las bases de datos de sus clientes, sus flujos de caja proyectados, el know how consciente del negocio, los planes de crecimiento o expansión, y toda aquella información que resulte económicamente relevante para su negocio y que el no tenerla, o perderla parcialmente, le podría significar enormes perjuicios.

En ocasiones debemos compartir esta información sensible con algunas personas; sin embargo, esto debe obedecer a una situación excepcional, necesaria para la realización de un nuevo negocio que nos traiga dinero, o recibir, por ejemplo, la asesoría en un área especifica que nos ayude a disminuir costos; es decir, que también nos traiga dinero. Dicho de otro modo, la contraprestación a la entrega de información confidencial, debe ser la expectativa de productividad.

Por lo tanto, en la fiesta de quince años de su prima, deje comer tranquila a su abuelita y no se ponga a contarle su plan de expansión del próximo quinquenio, o deje de pedirle patrocinio a su tío con plata, para ese nuevo canal de ventas; vaya mas bien y tómese algo o saque a bailar a la novia, que ellos están (y no solamente porque estén enrumbados) en otro cuento. Así como usted no le anda contando sus intimidades al que se le sentó al lado en el MIO, o publicando sus contraseñas en Internet, no le ande contando a todo el mundo sus planes. Ya sabe que en todo ámbito; pero particularmente, en temas empresariales, son pocas las personas que tienen algo útil para decir, o bien porque no saben de qué les habla, o porque usted les vale.

 

 

Escrito por: Jorge Andrés Villegas.

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply