#Columnista: Los irresponsables

#Columnista: Los irresponsables

los irresponsables

Los irresponsables

Personas que viven del cuento del emprendimiento

Hablar y promover el emprendimiento se puso de moda ante elproblema del desempleo en nuestro país. Siempre han existido los empresarios, personas que con terquedad, olfato y constancia, han decidido, o les ha tocado, tener su propio negocio. Pero el tema lo han vuelto una ciencia exacta, prácticamente han creado manuales para que los emprendedores se conviertan en empresarios; y detrás de toda esta corriente, por lo general hay personas que que no tienen empresa y si la han tenido es en condiciones económicas más favorables que el promedio de los colombianos.

Lo mínimo que debe tener una persona que nos hable de emprendimiento es experiencia, en un campo de la vida donde la teoría no sirve de mucho. Pero lastimosamente, muchas de las personas que se dedican al emprendimiento, no han creado, quebrado o mantenido una empresa, pero salen a dar conferencias, cursos en las universidades y escriben libros sobre algo que desconocen.

Más allá que les hablen de emprendimiento, los emprendedores necesitan apoyo económico, dinero en unas condiciones diferentes a las del sector financiero. Personalmente he invertido mucho tiempo, el único recurso que tiene un emprendedor es tiempo; en programas del Gobierno, entidades privadas, hasta hice parte de la creación de una política pública para emprendedores y sin embargo, no logré financiación para mi proyecto. Lo que sí conseguí fue un trabajo adicional no remunerado, previo al emprendimiento, que es elaborar el famoso Plan de Negocio o Business Plan, porque en inglés suena más sofisticado; pero ¿cómo hacer un plan de negocio cuando no existe nada? Es decir, piden que uno le haga un estudio a una idea, y listo, ¡el papel puede con todo!

Guión para ser emprendedor

Entonces, como no hay plata para los emprendedores, el cuento del emprendimiento lo han convertido en trámites donde hay que invertir tiempo llenando requisitos y asistiendo a capacitaciones, donde los asesores deben aprender del negocio de uno, para finalmente explicar que el agua moja. Mientras tanto uno se llena de certificados de asistencia a charlas, cursos con los ‘coach’, esos mismos que hablan de innovación, reinventarse; los siete libros de Padre Rico, Padre Pobre; foto con el man de Facebook pa’ las redes sociales y “mamá estoy triunfando”. ¿Y la plata? ¡Fácil! dos codeudores con finca raíz, te dan la tasa más alta del mercado porque el banco está prestando a riesgo en un proyecto que apenas empieza. Básicamente los bancos solo prestan dinero si uno demuestra que no necesita la plata.

Si usted quiere montar su propia empresa, debe ser una persona con pensamiento crítico, pero no me crea a mí, no le crea a nadie. Vaya usted compruebe, averigüe si la persona que le habla de emprendimiento es un empresario exitoso; pregúntele por la DIAN, por los bancos, por los créditos, por la seguridad social de la gente que contrata, por las veces que lo han robado sus empleados, que le cuente la verdad de crear empresa en Colombia. La experiencia no se transmite, pero sirve mucho más que todas las teorías que hay sobre algo muy simple, que se resume en una decisión de vida: ser empresario.

 

Escrito Por: César Lopez.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply